“No vayas detrás de mí, tal vez yo no sepa liderar. No vayas delante, tal vez yo no quiera seguirte. Ve a mi lado para poder caminar juntos.”
Proverbio Ute

Tú Eres el Campo de Batalla


traducción de Adela Kaufmann

No hay que buscar validación en la multitud. No hay que esperar redención del exterior. No hay negociación colectiva en la cual poder confiar. El despertar es usted. Sólo usted. 

De esto se trata todo este alboroto. La batalla por el espíritu y el alma. Y ese es el barco en el que viajamos cada uno de nosotros. No hay nada más importante en esta vida para usted, o yo, que despertar. Una vez que se haya arreglado esto, el resto seguirá. 

La manera en que percibimos el mundo que nos rodea crea y refuerza el mundo que nos rodea. Una vez que llegamos a ser conscientes y a estar alertas del hecho de que esta matriz existente, que lo que estamos presenciando es una creación arbitraria manipulada por titiriteros enloquecidos de poder, aunque los perciba, allí es cuando ocurre el cambio. 

De allí, el Universo le dirá qué hacer. A eso es a lo que debe responder. A nada más. Ese es su trabajo. Ese es mi trabajo. No lo eluda cuando esto suceda.



Disfrute de su traje terrenal, pero redescubra quién es realmente usted

Como yo, usted está sentado en el interior, o de algún modo cerca del cuerpo que usted eligió para estar adentro. Estamos buscando y operando libremente a través de estas sorprendentes máquinas biológicas en un fabuloso planeta. Y,
"¡Wow, parece que hay un montón de otros seres como yo caminando! ¿Dónde estoy? ¿Qué estoy haciendo aquí? ¿Y qué se supone que debo hacer?"

Lo sé, salté en la zona más profunda, pero eso es exactamente nuestra situación.

¿Y qué es lo que de inmediato se pone en práctica una vez que llegamos? Como niños pequeños tenemos este abandono al experimentar este increíble lugar y todos sus sentimientos, imágenes y sonidos. Gritamos de alegría, cantamos canciones inventadas, balanceamos salvajemente nuestros brazos, y llegamos a colocarnos en nuestro lugar. ¡Simplemente expresamos! 

Entonces ¿qué sucede? Empezamos a cumplir con lo que estamos viendo, así como con lo que nos dicen. Nos volvemos más estrictos, y somos agrupados en clases y categorías. Comenzamos a sentir las presiones sociales y luego nos entregan esta doctrina fundamental de la inseguridad, donde el miedo y la escasez se convierten en nuestros principales impulsores.

Su propósito en la vida ahora es el de "encajar y conseguir un trabajo", para no quedarse sin dinero o comida. 

¿Su respuesta interna y consciente?
"Esto es extraño. Todo es un problema aquí. Claro que no me sentía así cuando llegué".


La trampa del Anexo ilusorio

El truco principal del ilusorio mundo que nos rodea es hacernos pensar que estamos de alguna manera anexados a ello, y por lo tanto somos dependientes, y tenemos que conformarnos a este mundo que estamos viendo.

Tendemos a juzgar por los estándares a los que estamos expuestos, y actuamos en consecuencia. Basamos nuestras vidas y acciones en torno a estos patrones de comportamiento percibido, que a su vez poco a poco aburren a la voz de la conciencia. 

Usted puede haber notado cómo los ciegos, tales como los artistas Ray Charles y Stevie Wonder, gesticulan totalmente libres, balanceando su cabeza mientras cantan o hablan, y tienen expresiones faciales salvajemente libres, casi como si fueran minusválidos. 

Es evidente que no lo son. Pero esto te impresiona. Están libres de conformidad visual. Ellos no saben cómo actúan los demás. Son libres de expresar físicamente sus emociones sin tener que ajustarse a la naturaleza oprimida, conformista y temerosa de nuestra enganchada sociedad. Ellos no saben que ustedes no mueven la cabeza hacia adelante y hacia atrás, que no sacuden la cabeza y sonríen tanto que su rostro casi se agrieta. ¡Cuán liberador!

Y ese principio se puede aplicar en todos los ámbitos. 

Juzgamos tanto por la forma en que pensamos que esta a la altura del mundo que nos rodea en lugar de simplemente expresar lo que estamos pensando y sintiendo abiertamente. Ya sea con amigos cercanos y familiares, nuestro grupo de pares, o el mensaje que recogemos de los medios de comunicación públicos, estamos siendo programados.

Programados para no responder a las necesidades evidentes, sino que a raros impulsos superficiales y egoístas. Al igual que todos los demás. 

Se puede decir que es natural, pero no lo es. Es inducida por el comportamiento de un colectivo creado que es auto-regulado y manipulado. Natural para la matrix, pero no para un ser humano consciente, especialmente cuando la gente está claramente yéndose por el camino equivocado.

Pero, ¿quién está mirando mientras usted está caminando sonámbulo?

Si no controlas tu mente, alguien lo hará por ti


El costo de una vida vicaria y más allá

Al final, la mayoría de los seres humanos terminan viviendo una vida vicaria, actuando la proyección que ellos piensan que está supuesta a estar a la altura. Eso es esclavitud.

El criterio de aceptación es más que la verdad o la conciencia. Esto es fuertemente reforzado a través de la educación, los medios de comunicación y el paradigma existente que ha sido exitosamente creado. Parece ser la única opción que hay... pero sólo para los que están dormidos. Pero hay un precio que pagar. Todo... 

Despertar cuesta todo.
  • Entonces, ¿qué?
  • ¿Para qué estás ahorrando?
  • ¿No estás pagando ese precio de todos modos, incluso si no estás despierto?

La vida siempre cuesta todo.

Te irás de aquí al final, como yo, y el costo será tu vida.
  • ¿Cómo la gastaste?
  • Conscientemente o, ¿tratando de cumplir y usando esto para justificar la vida cómoda y egoísta de los perezosos donantes de cerebro del sistema que tienen demasiado miedo de agacharse?

Ese es el campo de batalla. Usted, yo. No va más allá.

Los que vemos jugar en el mundo son muchos de ustedes y de "yoes" que decidirán o no si van a vivir conscientemente y realmente van responder a esa pequeña voz interior. La triste realidad es que casi todos han sido engañados para que se fijen en lo que todos los otros "yo" está haciendo, con el fin de mantenerse al día con la realidad proyectada. Es como un banco de peces febrilmente aferrados juntos en respuesta a un percibido depredador.

La única cosa es que para la realidad espiritual consciente no hay depredadores. Ese es el secreto. Somos conciencia eterna que tiene una experiencia. La forma de resolver estos problemas es volver a crear la realidad percibida a través de la conciencia y de las acciones conscientes.

No podemos resolver los problemas usando el mismo tipo
de pensamiento que cuando los creamos. Albert Einstein


Cuando te llegue la llamada, ¡Tómala!

Nosotros, individualmente, tenemos primero que cambiar. Tenemos que comprometernos a liberarnos conscientemente de los enredos y vivir una vida consciente.

El resto tiene poco sentido hasta que salgamos nosotros mismos de la matrix.

Si cada uno de nosotros entendiéramos este mensaje, la estructura del mundo falso se desmoronaría en un minuto. Cada soldado dejaría caer su arma y regresaría a casa. Todos los políticos se despertarían como de un sueño e irían con su familia. Todo policía guardaría su arma, se quitaría el uniforme, y buscaría a alguien a quien ayudar en la necesidad, sonriendo y saludando a la gente en su camino.

Eres tú. Soy yo. Su mundo personal y experiencia es lo único que conocerá. No muerda más de lo que puede masticar. Simplemente deje que la conciencia sea su guía. Sin embargo, actúe en consecuencia.

Y no se preocupe demasiado acerca de qué es lo que está supuesto a hacer. Usted lo sabrá cuando lo vea. Se presenta en forma de pequeñas cosas, pequeñas decisiones, el resto sigue. Aprenda a escuchar a esa voz y actúe en consecuencia y se hará cada vez más fuerte.

Sólo hay que alejarse de lo que usted sabe que está mal, y hacer lo que sepa que está bien. No es tan difícil una vez que comience.

Y de nuevo, una vez que el barco esté movimiento, el timón tomará las riendas.
"Un viaje de mil millas comienza con un solo paso." Lao Tse

... Ahora vaya a por ello. ¡No puede esperar a oír hablar de eso!


P.S.

Tuve el honor de hacer que el increíble Snordelhans de Producciones Heréticas produjera esta hermosa pieza. Asegúrese de darle una mirada. Está resumida con extractos seleccionados, pero está muy bien hecho:



¡Usted es el Campo de Batalla!

No hay gente en busca de la validación.
No hay que esperar la redención del exterior. 
No hay negociación colectiva en quien confiar. 
El despertar es usted. Sólo usted. 
Eso es de lo que se trata todo este alboroto.
La batalla por el espíritu y el alma. 
Y ese es el barco en el que estamos cada uno de nosotros 
No hay nada más importante en esta vida para usted, o para mí que despertar. 
Una vez esto se arregle, el resto seguirá. 
De la forma en que percibimos el mundo que nos rodea crea y refuerza el mundo que nos rodea.
Una vez que llegamos a ser conscientes de que esta matrix existente que estamos presenciando 
es una creación arbitraria manipulada por titiriteros enloquecidos de poder, 
como sea que los perciban, 
allí es cuando ocurre el cambio. 
Y el Universo te dirá qué hacer desde allí.

Joven Venezolana Conmueve a la Policía con su Mensaje


Una estudiante universitaria logró que dos agentes de la Policía de Venezuela echen algunas lágrimas tras explicarles los motivos de su lucha e incitarles a sacarse el uniforme para unirse a la manifestación del pueblo.

Durante las manifestaciones contra el gobierno de Nicolás Maduro, hubo momentos trágicos como la muerte de tres estudiantes, pero también instantes que llegan al fondo del corazón, y uno de estos casos fue el de la universitaria que con palabras duras y llorando, se dirigió a dos mujeres policías.

"Lucha por tu familia. No hace falta que yo muera para que esto se acabe. Cuando te quites ese uniforme, ¿qué sientes por tu familia?",
le preguntó provocando como respuesta solo unas lágrimas.

"Somos venezolanos como ustedes y nos duele que no nos apoyen. Luchen porque haya paz. Eres mujer como yo y estás llorando",
...le reprochó la joven.

El hecho se dio después de que los policías cerraran el paso a los manifestantes a un parque de Caracas, informó RPP Internacional.


La Nueva Medicina de la Conciencia [reposición]


El Ser Humano es milagroso en cuanto que puede transformar su pasado.

Dr. Jorge Carvajal Posada

Algunos dicen "no se ocupen del pasado que el pasado ya no existe", pero el pasado está vivo, presente, doloroso, en cada una de nuestras células, frecuentemente, produciendo enfermedades. El problema del pasado es simplemente que haya pasado, que lo dejemos atrás como una estatua congelada. Pero al pasado hay que hacerlo presente vivo para transformar su historia, para leerlo en otro código, para interpretarlo en el código del amor, y, cuando interpretamos el pasado en el código del amor, nuestras heridas de la infancia se sanan. Y ahí nosotros somos los psicólogos, los psiquiatras, podemos sanar nuestra vida; todos estamos llenos de dolores, y a veces de dolores absurdos, que cargamos en la vida sin ni siquiera reconocer que existen.

La técnica respiratoria es muy importante, sobre todo la fase de pausa respiratoria, ¿por qué razón? Porque cuando tú respiras lentamente y haces una pausa en la inspiración, la energía del inconsciente y el subconsciente sale a flote, es decir se pregunta ¿que pasa aquí que no están respirando? En ese momento el inconsciente hace aflorar a la consciencia una parte a la que no habíamos tenido acceso, de la que éramos víctimas pero que no habíamos reconocido nunca en la vida, y en ese momento podemos dialogar con el subconsciente y podemos sacar nuestras heridas más profundas. Cuando hacemos eso podemos ir más lejos, así es como actuamos para la autosanación.

Yo puedo decirme, por ejemplo, ¿de dónde viene esta alergia?, si tengo una alergia y quiero librarme de ella. La alergia es algo que rechazo, un virus, una bacteria, un hongo, el frío, el calor, pero eso no es del todo cierto, eso es quedarnos muy cortos. No hay personas que sean alérgicas sólo al frío, las personas alérgicas al frío también tienen miedo a la soledad, tienen miedo al frío del alma, al frío en los sentimientos, a la frialdad del papá o de la mamá, al desafecto, es decir, el frío es simplemente un símbolo. Cuando yo soy alérgico a algo, hay algo que rechazo o que temo.

Entonces si quiero cambiar mi alergia, reconozco mi alergia. Si sé que no reconozco mi alergia porque me hace sentir vergüenza, entonces trabajo con la vergüenza: ¿que cosas en la vida me evocan vergüenza? Luego experimento el sentimiento de la vergüenza y veo como experimento la vergüenza, a veces me pongo pálido y frío, otras veces me pongo rojo como un tomate, otra lo experimento como un vacío o como un hueco a nivel del plexo solar, la puedo experimentar de muchas maneras. Dónde y cómo experimento la alergia, me da una idea de la parte de mi energía que está comprometida. Vamos a ver otro sentimiento, el miedo, yo diría que la mitad de nuestros lumbagos son por miedo.

El miedo provoca más lumbago que todas las hernias discales, todos los problemas articulares, todos los problemas de columna, porque el temor hace que metamos, literalmente, el rabo entre las patas, cerramos el esfínter anal interno, a ese nivel, hay un centro de energía muy importante y, nos cerramos a la vida, contraemos toda la musculatura lumbosacra, esa parte queda mal irrigada y nos dan unos lumbagos terribles, y ese lumbago es el nombre clínico del miedo.

Si logro reconocer el núcleo del miedo, si logro observar mi cuerpo y veo que tengo los glúteos y toda esta parte contraída, si logro respirar hacia esa zona y liberar el sentimiento del miedo, y llamar al miedo y decirle "tú eres la mejor parte de mi mismo, cuando asciendes y te revelas, eres mi prudencia, ya no eres miedo, sino que eres prudencia, eres parte de mi amor también". Cuando yo, a través de la respiración, logro ascender esa energía del miedo, y logro trasmutarla al altar del corazón, que es donde realmente nace el hombre que puede sanarse y puede sanar la vida, entonces desaparece el lumbago.

Mi resentimiento, mi odio, frecuentemente, está anclado en mis articulaciones. Yo estoy así totalmente rígido. A veces, con el puño apretado en la noche, inconscientemente, dispuesto a pegar y a agredir. Pues bien, ese dolor articular, es resentimiento congelado en esa parte del cuerpo.

Si logro experimentar ese dolor y asociarlo a mi sentimiento de ira y a mi resentimiento, y logro comprender que mi resentimiento es algo que se construye en el plexo solar, que bloquea la energía aquí y no permite a la energía acceder a mi corazón, ni a mi sistema inmune, puedo hacer mucho más que el reumatólogo, o puedo ayudarle mucho, para curar y sanar mi artritis, y yo soy responsable, no tengo que esperar que el reumatólogo me resuelva el problema.

La enfermedad es mi problema, no es el problema del médico, es mi responsabilidad, yo también tengo que ver con eso. La medicina no puede ser el arte de pasarle la pelota al médico, porque le pagamos.

La nueva medicina de la consciencia, es el arte de responsabilizarnos de nuestra vida, y de descubrir que realmente podemos hacer mucho por nuestra vida.

Frecuentemente, vemos que una persona con un cáncer ha tenido un shock, o una pérdida afectiva muy grande. Si una pérdida afectiva le produce un vacío existencial de tal dimensión que se vuelve un vacío de energía, y permite que las células degeneradas puedan invadirle, es porque estaba apegado, ese es el problema del apego que yo debo reconocer.

Si alguien se va y yo lo vivo desde el amor, desde el desapego, sé que su consciencia está conmigo, lo dejo partir no lo amarro. Muchas veces, vemos a alguien al que se le muere el papá o la mamá pero no lo deja partir, eso es literalmente cierto, se queda con parte de su energía anclada al plexo solar. Esa anclada energética puede crear crisis de pánico, de hipertensión, cosas violentas en la clínica. Si nosotros logramos que la persona se sane, es su alma la que lo sana.

El sanador no lo hace por el paciente, yo como sanador soy un imán que le doy la carga que su alma necesita, realmente, la sanación es rescatar la autonomía, la autogestión, y la libertad del otro, para sanarse.

La verdadera sanación es darte las herramientas para que tú, desde tu consciencia, te sanes, no desde tu consciencia racional, sino desde tu sentimiento, desde tu amor, desde tu afecto.

Frecuentemente cuando uno está haciendo una sanación, ve que la persona, aunque no le haya dicho ni una palabra, empieza a llorar y a sacar su resentimiento, y luego siente una sensación de paz, que no es mi paz, es su paz, es la paz de Cristo que también habita en la persona que está siendo sanada. La paz está ahí, ha estado siempre ahí, es parte de nuestra esencia, se trata simplemente de quitar todos aquellos apegos, aversiones, sentimientos, separatismos, toda aquella capa de ignorancia, para que la paz se revele tal cual es, y cuando la paz se revela, germina el amor, y cuando germina el amor la sanación es posible, aunque lo que tenga sea un cáncer, o un lupus.

Pero no te culpes si no lo logras, porque tú participas también en los problemas genéticos de la herencia, de la humanidad como grupo. Esto no es para creerse superman, uno puede ser muy orgulloso y decirse "estoy triste porque no me curé el cáncer", eso no es un fracaso, el cáncer es un maestro, a veces aprendemos la lección en una ocasión, otras veces necesitamos diez oportunidades, y otras necesitamos cien vidas tal vez, pero lo importante es aprender la lección.

Uno no aprende medicina de un día para otro, hay lecciones supremamente complicadas y difíciles.

También nos diplomamos o nos especializamos en el alma, cuanto más grande sea el desafío, más grande es la oportunidad de crecimiento. Yo solo les he puesto un ejemplo de cómo podemos retomar nuestras emociones, identificar nuestras emociones, aceptarlas, no seguir huyendo de ellas, y así poder transmutarlas.

Pero una vez que sentimos la emoción, hay una pregunta fundamental ¿cuál es la lección que hay debajo de esta emoción negativa? ¿Cuál era el mensaje, qué me quería decir esta actitud y esta enfermedad? Cuando yo no digo NO, en la vida, termino resentido y con ira, pero la ira no es el problema, la ira me está diciendo que hay que aprender a reafirmarme diciendo NO.

La ira es la mejor estrategia de autoafirmación. Cuando yo manifiesto la ira y la transmuto, esa ira se vuelve sanadora, es lo mejor de mi fuerza, mi ira barre y limpia la casa y hace las cosas más rápidamente, ustedes han visto a un ama de casa que en su ira revolotea y el almuerzo está hecho a las diez de la mañana.

Yo sabia cuando mi mamá estaba iracunda, porque a las diez de la mañana mi casa estaba como un espejo. Es así, la ira es una forma de energía que se puede transmutar físicamente, el hecho de que la transmutemos físicamente, no resuelve la fuente de la ira, la fuente de la ira es la necesidad de autoafirmarse, y la necesidad de autoafirmarse es la necesidad de renunciar a la falsa complacencia.

Crecer espiritualmente no es decirle que sí a todo el mundo. El crecimiento espiritual no tiene nada que ver con la bobada, perdónenme la expresión, pero ser espiritual no es ser bobo, y ser tolerante no es ser bobo, la tolerancia no excluye la autoafirmación.

La autoafirmación es condición del crecimiento espiritual. Así que yo tengo que descubrir la lección, debajo del evento negativo, porque el evento negativo no es sino la apariencia, la sombra. Pero esa sombra cuando la quito abre una puerta de luz, una lección que yo puedo aprender en mi vida.

¿Nos Asusta el Cambio?


Es increíble el miedo que produce cambiar. Claro, nos educaron con el criterio de que la estabilidad era sinónimo de madurez, de equilibrio. Quien cambia es 'inestable', inmaduro, todavía no ha crecido, porque el ideal de vida, para la sociedad, es un mundo quieto. Vivir en el mismo barrio, habitar la misma casa, permanecer en el mismo colegio, tener la misma pareja, 'durar' en el mismo trabajo, escoger carrera 'para toda la vida', amarrarse a la misma ciudad y al mismo país...todos sinónimos de estabilidad.

Ni qué decir de las ideas o de las creencias. Hay que tener los mismos valores, los mismos criterios, la misma mentalidad.
Atreverse a innovar es como una 'locura' y es más importante permanecer que arriesgar. Nuestra sociedad valora lo estático, que 'no produce desorden', antes de romper esquemas y arriesgarse a que la vida sea diferente.

El criterio más elemental para cambiar, el más simple si se quiere, es que lo que hemos vivido, lo que hemos estudiado, lo que nos ha acompañado, donde hemos permanecido, no nos ha producido ni la paz ni la armonía esperadas.

En más de una situación el cambio exterior no produce los resultados que anhelamos porque los problemas no son tan sólo geográficos, o de ambiente, o de la persona que nos acompaña, o de la ciudad o del país en el que habitamos. Debo cambiar y arriesgarme, pero también debo manejar internamente la flexibilidad para no apegarme, para fluir, para atreverme.

Es el famoso equilibrio: cambiar pero no desbordarse. Cambiar pero no precipitarse o indigestarse queriendo asumirlo todo a la vez. Ningún cambio duradero es rápido o instantáneo. Los cambios necesitan cocción. En el cambio no hay horno microondas sino fogón de leña.

Sorprende cómo los seres humanos dicen tanto de su personalidad a través de su necesidad o resistencia a los cambios. Hay personas 'muertas' en vida que no se atreven a cambiar ni siquiera la ruta hacia el trabajo, ni lo que comen, ni se arriesgan a vestirse diferente, a mover los muebles de la casa, o a pasar un fin de semana de otra manera. Por eso cuando no se acepta, la resistencia al cambio se convierte en enfermedad.

A las buenas o a las malas, el mundo se mueve y el cambio no consulta. ¡Simplemente se da!

El HAARP Produce Anestesia Electromagnética (control mental)


¿Sabías que la humanidad está bajo hipnosis desde la creación del Haarp? ¿Sabías que el Haarp produce “anestesia electromagnética” en los cerebros y que es a consecuencia de esta sofisticada tecnología, también denominada “lobotomía neuroradial” que la gran mayoría de la gente permanece en estado de negación y de indiferencia absoluta ante noticias espectaculares que hace 20 o 25 años hubieran impactado profundamente, como el ya implantado Gobierno Mundial.

El hecho desconcertante de que las personas no reaccionen siquiera ante hechos tan evidentes como dos más dos es exasperante y prueba contundente de que la humanidad está siendo sometida a una sofisticada tecnología de control mental de masas, una tecnología tipo radar o radiofrecuencia dirigida al control de ciertas porciones y funciones específicas del cerebro (detalles más adelante). Tanto más si consideramos que las personas pueden ser sagaces e inteligentes respecto a muchas otras cosas de valor práctico, como las relacionadas con su trabajo o profesión, esto es, en todas aquellas cosas que no atañen a los cuestionamientos sobre sus propias instituciones de Control. Es un hecho que porciones o segmentos del cerebro de la población, sobre todo del hemisferio derecho y del hipotálamo y de los lóbulos pre-frontales son literalmente anestesiados o manipulados mediante ondas de extrema baja frecuencia (ELF) de tecnologías de radiofrecuencia como el Haarp y por varios agentes químicos que nos introducen de varias maneras y que actúan sinérgicamente para enfermarnos y embrutecernos, como las vacunas, el flúor y los chemtrails.


El Haarp es un arma electromagnética secreta que utiliza tecnología avanzada de radiofrecuencia, la cual no sirve solamente para causar tormentas, huracanes y terremotos sino para alterar nuestras ondas cerebrales. Fundamentalmente, es un sistema de frecuencia de radio que modula las ondas de cerebro de cada individuo para llevarnos a un estado colectivo de hipnosis mediante el cual podamos recibir órdenes directas al cerebro. Para este efecto, sus antenas emiten ondas de extrema baja frecuencia (ondas ELF), de entre 1 a 20 Hz (dentro del rango de percepción auditiva humana), las cuales, tal como teorizó Tesla, rebotan contra la ionosfera y regresan a la tierra produciendo además importantes modificaciones climáticas o fenómenos sísmicos.

El Haarp es una tecnología ultrasecreta ideada por Nikola Tesla hace un siglo y secuestrada y desarrollada secretamente por la sociedad científica secreta del planeta desde principios de los 60s. Originalmente, esta tecnología fue parte del proyecto de Tesla de producir energía libre y gratuita a nivel mundial, pero fue secuestrada por la élite del gobierno sionista secreto para convertirla en un arma climática y radiobiológica de control mental. Su aplicación como arma de control de la mente se vincula a investigaciones hechas por psicólogos, psicobiólogos y neurocientíficos, como las realizadas por el psicólogo y neurocientífico Michael Persinger, que investigó los efectos de la radiación electro-magnética del cerebro para un programa del Pentágono, la marina y la agencia de espionaje de la NASA. 

Persinger perfeccionó un método para hacer experimentar experiencias subjetivas, como encuentros con ángeles o extraterrestres, por medio del uso del casco de motocicleta de realidad virtual, enviando señales electro-magnéticas a la parte delantera del cerebro. Investigó el método de “acceder directamente a cada cerebro mediante la inducción electro-magnética de algoritmos fundamentales”, “un proceso ligado a la temperatura del cerebro para permitir que se afecte a todos los cerebros humanos normales por medio de una frecuencia subhármica cuya variación a 10 hertzios sería sólo de un 0.1 hertzios”. Variaciones al azar del ruido pueden permitir diferenciar entre las mentes de diferentes individuos, es decir, cada individuo puede ser identificado en función de las características “outputs de su cerebro”.

El experimento va más lejos: la conciencia de un individuo, su memoria y la conciencia de sí mismo pueden ser modificadas mediante ondas electromagnéticas, especialmente la personalidad puede ser totalmente modelada, cada estado mental puede ser generado artificialmente desde una fuente externa. En lo que yo sé, lo que se está haciendo con el Haarp es la tecnología pionera de los insertos holográficos utilizada milenariamente por los extraterrestres Illuminati invasores, mensajes directos que las antenas radiales de las bases y naves extraterrestres envían el hipotálamo de nuestros cerebros. Esta tecnología es real, ya existe y está siendo utilizada a nivel global mediante mecanismos similares a los que utilizan las señales de radio y el sistema de telecomunicación, medios a través de los cuales la humanidad puede ser electromagnéticamente controlada, por ejemplo al estar mirado o escuchando a través de las cadenas de TV, radio, teléfonos celulares u otros medios tecnológicos.

La vida en nuestro planeta se puede dividir así “antes y después del Haarp”. Lo que hace esta tecnología es bajar la frecuencia del cerebro, alargando las ondas cerebrales, sumiendo a la población humana en la hipnosis profunda y provocando perturbaciones en la malla planetaria, Sus antenas en Alaska y otras partes del mundo son la manifestación visible de los logros científicos ocultos de la sociedad científica secreta del planeta, logros de los que obviamente no se dice una palabra en los medios. Este tipo de logros no se hacen públicos, salvo para mentir con todo descaro sobre el supuesto objetivo científico-defensivo de esta tecnología: “investigar la ionosfera”, así como ser utilizada como arma vanguardista de “defensa contra misiles”. Pero la realidad es muy aparte, como prueba la patente de esta tecnología de control mental, la cual la describe como “método y aparato para provocar el efecto de audición de radiofrecuencias”. Según la descripción de la patente, estas ondas pueden “convertirse en señales nerviosas que pueden enviarse al cerebro y que permiten que el cerebro perciba un lenguaje inteligible”. ¿El titular de la patente? Las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos.

La Vía no es la Suma, sino la Resta


[...] da igual el color que la mente quiera otorgar a la experiencia –“alegre” o “triste”, “placentera” o “dolorosa”…–. Sólo importa situar en la vibración del Amor cada experiencia que la Vida nos ponga por delante.

No hay que intentar ser algo, pues ya Somos todo. El proceso consciencial y el devenir evolutivo del ser humano no se basa en “sumar” nada a lo que ya Somos, sino en “restar” y soltar la enorme cantidad de postizos, accesorios y aditivos con los que tapamos y ocultamos lo que Somos. “Sumar”: acumular, tener, retener, competir, controlar, programar... “Restar´”: desalojo interior y desapego del exterior, vaciamiento, dar, compartir, cooperar, fluir, confiar… Y restar en lugar de sumar es una práctica, no una teoría, que se lleva a cabo cada día, de instante en instante, aceptando nuestro propio proceso y el de los demás.

El quid de la cuestión se halla en tomar íntima consciencia de que todo encaja: que todas las vivencias, experiencias, hechos y situaciones de nuestra vida tienen su por qué y para qué en clave del desarrollo e impulso de nuestro proceso consciencial y evolutivo; que todo fluye, refluye y confluye en el Amor de cuanto Es y Acontece; que ya todo es y nosotros mismos somos todo aquello que nuestro Corazón puede anhelar.

A partir de ahí, nos inunda el discernimiento sobre la verdad de la vida: vivimos única y exclusivamente ¡para vivir y gozar de la Vida! Ni más ni menos. Este es el motivo y el fundamento de la existencia en todos los planos y Dimensiones. También, por supuesto, en el plano humano.

No vivimos para “tener que” o “deber de”; no vivimos para poseer, conseguir, hacer, desear, rechazar, luchar, alcanzar, convencer,… Y, desde luego, no vivimos para sobrevivir. La razón de ser de la vida es vivir: ¡vivir para vivir gozando plenamente de la Vida!

Cuando nos damos cuenta de esto, la Vida se revela como lo que realmente es: un Milagro colosal y constante. Y nos percatamos de que se puede Confiar en ella y de que las experiencias que vivimos no son ni “buenas” ni “malas”, sino experiencias todas que nos impulsan por igual en nuestro devenir consciencial.

Por tanto, vivir no consiste, valga el símil, en meter más muebles en casa. Al contrario: para “Vivir Viviendo” –vivir para vivir–, hay que soltar y vaciarla enteramente para que nuestro “verdadero ser”, que es radicalmente divino, brille, se expanda y se despliegue en este plano y Dimensión en su espléndido e inefable potencial.

Las personas buscan la “realización” y el “crecimiento” y creen que se hallan asociados a incorporar y agregar cosas (objetos, personas, vivencias,…) a sus vidas. Subyace en ello el convencimiento y el sentimiento profundo de que uno mismo se encuentra incompleto, falto de algo o de mucho. Y se busca a través de la suma la satisfacción de los deseos y aspiraciones y las respuestas para el corazón que se pregunta. Pero es absolutamente falso que seamos incompletos o que carezcamos de algo. Sólo el olvido de lo que realmente Somos, de nuestro “verdadero ser” y “naturaleza esencial” y divinal, hace que la gente crea tamaña sandez y confíe en la suma cual brújula y práctica en el proceso de “realización” y “crecimiento”.

La consciencia se expande restando, no sumando; bajando, no subiendo; soltando, no acumulando. Se acabaron los trabajos, los esfuerzos, los sacrificios,… Adiós al estrés, a las tensiones, a las preocupaciones,... La vía no es la suma, sino la resta; no es la acumulación, sino el desasimiento; no es el “llenado”, sino el vaciamiento; no es el tener, sino el desprendimiento; no es el poseer, sino el desposeimiento; no es el alojo de cada vez más cosas, sino el desalojo interior hasta que sea completo.

La puesta en práctica de todo ello consiste en una Vida Sencilla experienciada en el Aquí y Ahora, con consciencia de nuestra divinidad y plena de Confianza. Así se vive con Paz y Alegría y sin inquietarse por nada. Todo es perfecto. Tanto que ni siquiera cabe calificarlo como “perfecto”, pues ello supondría que en la Creación existe igualmente lo “imperfecto”. Y no es así. En la Creación, enla Vida, en general, y en la vida de cada cual, en particular, no hay imperfecciones, ni caos, ni azar, ni errores, ni culpas, ni pecados…

Todo cuenta con su por qué y su para qué; todo fluye en el Amor; y todo lo que acontece en la vida impulsa el proceso evolutivo de cada uno –cada cual en su punto y momento evolutivo, todos igualmente respetables–, que se halla absolutamente integrado en la Evolución de la Humanidad, la Madre Tierra, el Cosmos y la Creación.

Vivir para Vivir significa Confiar en la Vida y dejarse fluir aceptando todo aquello que la propia Vida, no nuestros deseos egoicos de satisfacción ni nuestras programaciones mentales, nos vaya poniendo por delante. En la medida en que se avanza interiormente en todo ello, se deja el “qué” en manos de la Vida y la Providencia –nuestro “verdadero ser” en acción– y nos centramos en el “cómo” para llenar de Amor e impregnar con su vibración, con la Frecuencia de Amor, todos los hechos y circunstancias –experiencias, en definitiva– que la vida nos va trayendo de momento en momento. Y da igual el color que la mente quiera otorgar a la experiencia –“alegre” o “triste”, “placentera” o “dolorosa”…–. Sólo importa situar en la vibración del Amor cada experiencia que la Vida nos ponga por delante.

Para ello se requiere Humildad. Una humildad tan grande como para permitirnos el “endiosamiento”: percatarnos de que Dios es yo y que yo soy Dios precisamente cuando cesó de ser “yo”, es decir, cuando dejo de aferrarme no sólo a la percepción de mi mismo como un yo físico, mental y emocional, sino incluso a cualquier idea de identidad, sea física, álmica o espiritual, sea individual o colectiva. Esta disposición y esta voluntad de dejar de ser “yo” para ser Dios (o como cada cual quiera denominarlo) es, en el plano humano, la más acabada expresión de humildad.

Desde ella, restar, bajar y soltar, el desalojo y el vaciamiento y la Paz, la Felicidad y la Quietud emanan espontáneamente desde nuestro interior: desde allí donde siempre estuvieron esperando pacientemente a que, a través de nuestra toma de consciencia en libre albedrío, las proyectáramos dulcemente y con Amor al exterior para plasmar El Cielo en la Tierra.

La Revolución Personal Diaria


Revolucionaria. Así decido vivir.
Toda palabra tiene más de un significado. Si acudo al diccionario oficial de mi idioma, entre las varias acepciones que ofrece elijo “Acción y efecto de revolver o revolverse.” Exactamente. Y encuentro como sinónimo de “vivir”, entre varias propuestas: “mutación, cambio, modificación, transformación, progreso, innovación, renovación”
Procuro estar consciente de que cada día vivir me supone una revolución personal: cambiar repetidamente; evolucionar, avanzar, crecer, a cada momento, una y otra vez.
Y me percato de que solo hay un punto de partida: yo: mi mente, mis pensamientos y mi actitud.
En cada época de la historia ha destacado una revolución que ha supuesto un cambio, una transformación social de grandes dimensiones, a diferentes niveles: desde el género o la raza, hasta los cimientos culturales y laborales, pasando por límites territoriales e incluso nombre del país. En su gran mayoría han destacado la violencia, la fuerza y la destrucción, bajo la creencia indiscutible de que el fin justifica los medios. Dedos de la mano sobran para contar las pacíficas. Y el nexo común, de unas y otras, que pasa desapercibido por inconsciencia: la revolución personal.
Todo es cuestión personal. De una persona, con unos pensamientos y unos ideales, a la que se unen otras personas, de pensamientos e ideales semejantes. Correctos o equivocados. Locos y egoístas o sanos y bondadosos.
Es probable que no sea un ideal humano novedoso que todos queramos cambiar el mundo, pero sigue siendo totalmente desconocida la irrefutable verdad de que el cambio empieza por uno mismo. No cabe otra forma.
Cada día me doy más cuenta de que voy en modo “piloto automático” y de mi incoherencia: veo la paja afuera y no veo la viga que tapa a mi Ser Divino y bloquea mi potencial de vida plena.
Señalo con un dedo acusador a gente, cercana o lejana, que roba, miente, ensucia, destruye, se tapa ojos y oídos, se emborracha, droga, consume compulsivamente, no se implica, no responde, no tiene vergüenza… En un momento de luz, paro y veo 3 dedos, bien reforzados, apuntándome.
¿Qué es un grupo si no una suma de personas? ¿Qué es una sociedad, un país, sino la suma de más personas? ¿Qué es la raza humana sino la suma de muchas más personas?
Todo empieza por mí. Por mi revolución personal diaria. Una aportación de bondad o maldad al mundo.
Estos son los pilares-manifiesto de mi revolución:
-    Soy más que mi cuerpo físico, personalidad, posesiones, bienes, títulos, carrera… Soy energía divina no-física, viviendo una experiencia física.
-    Soy “astilla” del “Palo” Creador: de la misma naturaleza, digna y merecedora. Hago honor a mi rango en la realidad física.
-    Tengo libertad para elegir pensamientos, respuestas, enfoque, actitud…
-    Tengo poder creativo por lo que atraigo, permito o rechazo personas, situaciones y condiciones,  según use mis pensamientos, palabras, emociones, actitudes, hábitos y comportamientos.
-    Las quejas y excusas son hábitos de pensamientos negativos y probablemente falsos, implantados en mi mente cuando no podía elegir y que siguen en vigor por no enfrentarlos y averiguar si aquí y ahora me son válidos o no.
-    Respondo personalmente por los efectos que produzcan mis causas mentales.
-    Hay una Ley Universal que se aplica siempre y a todos: Causa-Efecto. La Justicia Divina existe.
-    No me corresponde elegir, crear ni responder por nadie.
-    No me corresponde juzgar a nadie, ni a nada.
-    Mi tiempo de vida física es limitado y desconozco su duración.
-    El único momento real que tengo es ahora. Aquí y ahora vuelvo a elegir.
En mi área de influencia y decisión: lo que está en mis manos y dentro de mi poder, me pregunto:
¿Qué pienso al respecto? ¿Sirve a mi propósito?; ¿Qué puedo hacer yo?; ¿Quiero tener los frutos de estas semillas?;¿Cómo puedo servir mejor?

Antes de iniciar la labor de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu propia casa”, recomienda la sabiduría china. “Si cada uno barriera la puerta de su casa, el mundo estaría limpio”, sentenció la Madre Teresa de Calcuta. “Sé el cambio que quieras ver en el mundo”, aconseja Gandhi. Grandes ejemplos de revolución personal y de influencia para otros que también decidieron realizar su revolución personal y así, juntos, con mayor fuerza, transformar el  mundo.
Es mi tarea y mi propósito de vida: hacer mi revolución personal cada día. Y cuando  caiga, levantarme. Y cuando falle, rectificar.
Me ocupo de mí y de mis asuntos. Es lo menos egoísta que puedo hacer, porque el bien del mundo empieza por mí.
Ana Novo
La Comadrona Espiritual ®

ANA NOVO LIBROS

LEGO, Una Película para Despertar


[...] la intensión de los creadores de la película LEGO es hacernos ver que estamos viviendo en un sistema que nos limita y que está controlado por las grandes corporaciones. [...]

Cuando tenia 5 años me regalaron una gran caja de piezas de Lego. No se pueden imaginar la emoción que sentí esa navidad. A pesar de que han pasado varias décadas desde aquel día, aún me recuerdo como si fuera ayer. Ese evento está grabado en un lugar especial de mi memoria. En este mismo momento, mientras escribo esta reseña, vienen a mi mente imágenes de cuando era niño y me sentaba en el piso con mi caja de Lego para crear todo lo que mi mente infantil podía imaginar. Lo mejor de todo es que no existían reglas, mis creaciones eran capaces de desafiar cualquier ley de la física. Al fin y al cabo a esa edad no tenía las limitaciones y prejuicios que adquirimos mientras vamos haciéndonos adultos.

Cuando mi hijo cumplió 5 años le compré una caja de Lego, con la intensión de que él desarrollara su parte creativa. Pero todo había cambiado. Las cajas de este apasionante juego ya no daban mucho espacio para la creación libre. Ahora venia un manual de instrucciones que te guiaban paso a paso para crear figuras que ya estaban pre-diseñadas por el fabricante. El Lego se había convertido en una especie de rompecabezas con manual que aburría a mi hijo. Por supuesto siempre quedaba la alternativa de mezclar todas las piezas y armar tu propia creación, pero a la larga terminaba siendo un híbrido limitado.

Basándome en la experiencia con mi hijo, llegué a la conclusión de que el Lego había perdido su encanto, sucumbiendo ante el atractivo de los juegos de vídeo. 

Hace pocos meses vi en el cine un trailer de una película animada que ambientaba un mundo donde los muñecos de Lego cobraban vida. En ese momento me causó gracia, pero la catalogué como una "simple cinta infantil". Nunca imaginé que ese filme me llevaría a escribir un artículo relacionado con el Despertar de la Conciencia.

La película fue estrenada este fin de semana y hace dos días leí un articulo de la BBC que comentaba que la trama era una crítica al sistema. Explicaba que el protagonista terminaba siendo una especie de Neo de la película “The Matrix”. Ese artículo hizo que tomara la decisión de ver la película el día de ayer. Sin importar que a mi edad tuve que zigzaguear entre niños para lograr un buen puesto en la sala, me senté dispuesto a ver la película para detectar los posibles mensajes codificados que tuviera.

Es increíble como la historia me pudo tener cautivado por una hora y media. La recomiendo ampliamente para que la vayan a ver con sus hijos. Es muy divertida, graciosa (solté unas cuantas carcajadas) y sobre todo tiene un gran mensaje.

La película nos invita a despertar ese maestro creador que todos tenemos dentro y que hemos olvidado por las reglas y controles que nos impone el sistema imperante. Definitivamente la intensión de los creadores de la película LEGO es hacernos ver que estamos viviendo en un sistema que nos limita y que está controlado por las grandes corporaciones. 

Pero el mensaje no sólo se centra en un tema de la trillada teoría de la conspiración. Al final salí de la sala recordando que todos tenemos una misión en esta vida que debemos cumplir para lograr el propósito por el que vinimos a este mundo. Un mundo en el que posiblemente sólo seamos los pensamientos de una gran mente que está más allá de nuestra comprensión. 

No les cuento más para no dañarles la experiencia. Pero si les recomiendo que no pierdan esta oportunidad de poder profundizar temas trascendentales con sus hijos.

Gracias a todos por formar parte de mi realidad. 
Les envío un abrazo energético.

Daniel López de Medrano 
Escritor & Conferencista

¿Qué es Meditar?


La meditación es diaria, continua y no utiliza ningún artilugio. Se sirve de los pájaros, nace con el agua que surge del grifo, con la tormenta o el atardecer o la oscuridad de la noche… No tiene posturas ni rituales, cada momento es una postura y un ritual… cada instante es un regalo del universo para penetrar sus secretos… Esa es la meditación constante, la que nace en ese segundo de atención y en ese minuto de plenitud… Es el latido de la unión con el alma, es la fragancia de las antípodas celestes, es la brevedad del insomnio y la planicie angélica.

Meditar es abrirse al campo de las maravillas, dejarse preñar por la magia que hay más allá del velo de la mente, por sus semillas y raíces. Es penetrar lo irracional desde esa atalaya que se levanta en los campos y bosques de la tierra hueca. Es la acaricia vespertina y el susurro nocturno. Es la tremenda ola que nace en nuestra primavera y se fusiona en la arena en nuestro atardecer. Meditar no es analizar, es dejar que la matemática exacta e incomprensible del universo entero ordene el caos de nuestra ignorancia. Es ver como las señales nacen al ojo despierto, ver como el temple de quietud sorprende al ávido.

Meditar es unir el cielo en la tierra, el alma con su cuerpo, el espíritu con su mónada, el sol con su universo, la luz con su sombra, la flor con su perfume. Meditar es penetrar y compenetrar el misterio en esa respiración profunda y consciente que nos lleva hasta el supremo orden. Respirar, inspirar y fusionar. El latido es triple, el anhelo múltiple, la paz eterna y sublime.

Entrevista a Paloma Cabadas


Jorge Ramos | Todavía hay quien piensa que la felicidad se encuentra esperando a la vuelta de una esquina. Que la conseguirá acumulando el máximo de posesiones posibles, y que cuando esté en el lecho de muerte se sentirá bien por haber cumplido. Pobre de aquel que aún piense de esta manera. La verdadera felicidad solo es gozada cuando logramos alcanzar, aunque solo sea por un momento, nuestro propio equilibrio interno, y vemos como les he transmitido a los que están a nuestro alrededor; todo lo demás es pura ilusión mental.


youtube.com/user/palomacabadas 

Algo Está Sucediendo [reposición]


Como chispas cósmicas, en diferentes lugares del mundo, los seres humanos están despertando.

Hasta en aquellos recónditos lugares donde había una persona, sólo una, pensando en un cambio, creyéndolo imposible… Hasta en aquel lugar donde la indiferencia y el sedentarismo interno formaban el cotidiano vivir; hasta en aquellos sitios donde el repetir modelos o el cargar caretas sociales eran moneda corriente; hasta en esos lugares donde el miedo cerraba las puertas, el silencio era el amigo fiel, y se nadaba en la superficie de lo aparente, incluso en todos estos lugares, algo está sucediendo, ya no son lo mismo que hace un tiempo.

Algo está sucediendo, seres y más seres despiertan a una nueva conciencia, y se preguntan aquello que nadie se preguntó, o por lo menos nadie, en voz alta.

Algo está sucediendo… Se ve por la necesidad, por las nuevas búsquedas, por las nuevas tendencias. Se ve en las escuelas cuando empiezan a incorporar nuevas pedagogías. Se ve en los médicos cuando dejan de hacer los “masters en los síndromes” de moda, y comienzan a hacer un camino propio, de investigación sobre su propia experiencia, sobre los hechos que están pasando verdaderamente Ahora. Así es que por ejemplo se abren a las terapias y disciplinas que se llaman “alternativas”. Que ahora están dejando de ser “alternativas”, para volverse una posibilidad al mismo nivel de necesidad y seriedad, que cualquier otra disciplina reconocida formalmente.

Es que lo formal se da cuenta de que algo está sucediendo. Se da cuenta de que aquella persona, una persona como tantas otras, hoy está reflexionando sobre algo que ayer hacía mecánicamente.

¡Es que si! Algo está sucediendo, y lo vemos vivir y surgir en las miradas de los niños, en la inconformidad de los jóvenes que dicen: “No quiero vivir más en esta sociedad abiótica, dura, enferma” .

¡Es que si! Algo está sucediendo, y debemos hacernos conscientes de ello. Como humanidad estamos despertando.

¿Hacia dónde nos lleva esto? ¿Sabremos aprovechar el potencial espiritual que tenemos? ¿Podremos hacerlo de forma madura, sin que el ego comande nuestra realización?

Estas son preguntas que sólo las responderá el tiempo, la experiencia, nuestras elecciones. Aún así, sea rápido o lento, hacia un lugar estamos eligiendo ir. Un lugar más consciente, verdadero, más puro y unido a nuestro propósito como Seres Humanos y Espirituales. En definitiva, entre errores y aciertos, se produce la evolución y el humano asciende un nuevo escalón de conciencia.

Estamos despertando, es un hecho. Esto antes sucedía con un promedio de uno en miles (entre miles de personas, un ser se hacía consciente), ahora esto se potenció.

El tiempo del reloj ya no es el mismo que antes, ya no puedo hacer en una mañana lo que antes hacía. Para la cultura materialista el tiempo es dinero. Para la cultura de pueblos originarios, entre ellos los Mayas, el tiempo es Arte. Para el ser humano creativo, el tiempo lineal no alcanza para crear y hacer todo lo que desea hacer.

Despertar significa desacelerar nuestro interior, desear movernos en un tiempo interno creativo, no un tiempo impuesto desde el afuera. Esto, que puede estar ligado a la percepción, a un cambio interno de visión de la vida, puede hacer pensar que lo que cambió fue sólo lo de adentro, no lo de afuera. Pero este cambio de percepción no quita que concretamente el afuera se esté acelerando también. Este es un nuevo punto de estudio de la física cuántica.

Por lo tanto no es sólo percepción, es realidad, nosotros percibimos que se nos escapa, que no alcanzamos a cubrir lo que deseamos, pero físicamente ha ocurrido algo.

Todo se está acelerando, y, así como antes había una probabilidad de un despertar entre miles de personas, hoy en una familia tipo, hay seguro alguien que está preguntándose “¿quién soy Yo?”.

Algo está sucediendo y lo estamos viviendo nosotros individualmente.

Y estemos abiertos a lo que vendrá porque vendrá más, porque este cambio de conciencia individual está repercutiendo a nuestro alrededor generando una ola de conciencia, que quién sabe a dónde nos llevará. Aún así, el futuro es una ilusión que imaginamos, que proyectamos como idea pero no existe. Lo que tenemos lo tenemos ahora, y ahora todos lo podemos ver: Algo está sucediendo.

Cuando escucho decir que el mundo está cada vez peor, pregunto “¿Qué mundo estás viendo?, ¿Sobre qué tierra estás parado?” Yo estoy en un mundo que está despertando. Sí, puede ser que haya mucha inconciencia, pero a la vez estoy viendo una oleada silenciosa de conciencia, sólo que el ruido es de quienes quieren parecer mayoría. Hay desastres ecológicos, sí, es verdad, pero me ocuparé de generar más conciencia, de ayudar a despertar al mundo para que ya no necesites el rigor, el golpe contra la pared, para hacer un giro en el camino.

Si elevo la mirada puedo ver dos mundos: uno que cae y uno que nace. A cuál mundo yo mire, a cuál mundo yo apueste, con cuál colabore, eso depende de mi propio discernimiento.

Si, algo está sucediendo, y esto es el comienzo, estemos felices porque estamos participando de un momento único como humanidad. Estamos en un momento de transición, pasando de una costa a la otra. No nos asustemos, ni queramos volver a agarrarnos de la superficie de la costa que estamos dejando. Aunque queramos, ya no podremos hacerlo. No deseemos volver a dormirnos, no nos arrepintamos de estar despiertos.

Es un tiempo único, hay una nueva costa del otro lado del océano. Cuál es, cómo es, qué se hará, no importa porque seremos los protagonistas, los que la creemos. Lo haremos a imagen y semejanza de nuestro propio crecimiento interno.

Entonces, ¿por qué preocuparnos por agarrarnos, por qué apegarnos al pasado, lo seguro, lo que algún día creí que haría, que sería?

Nuestra mente puede tener mucha capacidad de imaginación, pero aun así es limitada. Nuestros sueños y proyectos, por más elevados que parezcan, pueden estar limitados por la capacidad de nuestra mente. ¡Qué sueñe la conciencia que es la que está despierta, y que la mente sea su herramienta!, ¡Qué dé el primer paso nuestro cuerpo despierto! porque la mente siempre verá que algo está faltando, que todavía no es tiempo.

¡Qué sea nuestra conciencia la primera en plantar la bandera de la paz! ¿La bandera? No, en vivir la paz.

¡Qué sea el corazón del Nuevo Hombre el que ponga las nuevas reglas! ¿Las reglas? No… No harán falta si hay conciencia.

Ya vemos aquí mismo, que todo puede superarse, que la mente proyecta un mundo con la bandera de la paz en los mástiles de la nueva tierra; que las reglas serán el compartir, el vivir en comunidad, el disfrutar, el justo intercambio de bienes. ¿Pero estamos preparados para soñar aún más que esto? Si la conciencia despierta, el hombre da un salto cuántico. Pero para que esto suceda se necesita más de un hombre. Debemos ser muchos los que vibremos una nueva forma de existir. Y que fundamentalmente, lo comencemos ahora, siendo coherentes en nuestro diario vivir.

Si esto sucede, el cambio puede ser inimaginable. ¿Estamos preparados para soltar todo? Si… sé que muchos gritamos “Si”. Bien, preparémonos, abrámonos, entreguémonos, porque algo está sucediendo.

Llegará el momento en que muchos hombres despiertos, muchos, nos levantemos al unísono, y mantengámonos en lo esencial, coherentes en nuestros actos, arraigados en nuestro corazón, porque algo sucederá, ahora estamos viendo el comienzo.

Hacia dónde nos dirigirá este cambio, dependerá de nuestra propia Re–Evolución interna. El mar nos guiará hacia la costa que queramos, que estemos preparados para ir, ni más lejos ni más cerca. La costa será imagen de nuestra conciencia. Recordemos que esto mismo está sucediendo ahora en nuestro día a día.

Sigamos despertando, seamos valientes, sinceros, ayudemos a los que hace tiempo están esperando este momento. Y pongamos nuestro nuevo impulso, que es único y es el que se necesita, para crear entre todos lo Nuevo.

El Hombre está despertando. Algo está sucediendo. Nuestra conciencia es la protagonista.

¿En qué tierra queremos vivir? ¿A qué costa queremos llegar?

No nos quedemos remando en la corriente del viejo sistema. Este irá perdiendo fuerza en la medida que dejemos de poner nuestros remos en sus aguas. Hay otra corriente, que siempre estuvo pero en silencio, pues nunca impondría su fuerza. Ahora está emergiendo porque estamos dando el permiso para que suceda. Ahí están nuestros compañeros, hermanos de camino, seres visibles e invisibles, haciendo fuerza para guiarnos a la fuente verdadera. No necesitamos botes, ni remos, ni resistencia. La corriente nos lleva sola, sólo si le decimos “si, voy camino al nuevo rumbo, estoy listo”. Listo para soltar mi personaje, para abrir el corazón, para perdonar, para descubrir el amor más elevado, para comprender, para dar-recibir, para soltar mi “forma de ser” y mis códigos viejos. Listo para sentir que aunque mis manos en apariencia están vacías, tengo todo lo que necesito para existir: Estoy Despierto.

Creadora del curso “Los Niños de Hoy”
Edición: Normi Sartori
**********************************

Ho´oponopono: Aproximación


¿Qué es el ho´oponopono?

El denominado ho´oponopono es una práctica ancestral fundamentada en la consciencia de ser y en la doble dimensión de ésta como “alerta” y “espacio”.

La consciencia se relaciona con “ser” y cuenta con dos esferas indisolublemente ligadas: “consciencia de lo que se es” y “consciencia de lo que es”. La primera se refleja en estar “alerta”: sé y siento lo que soy (toma de consciencia de lo que se es, de quien soy). Y la segunda, con el “espacio”: mi ser es el espacio en el que surgen las formas del ahora (toma de consciencia de lo que es, de lo que es la realidad). “Yo soy el que soy” sintetiza esta doble perspectiva. Permanezco en alerta siendo y sintiendo en el ahora mi ser verdadero y subyacente, eterno, inmutable. Y constato cómo mi ser es la forma del momento presente, lo que explica y en lo que se despliegan los contenidos cambiantes del ahora.

Nada es, por tanto, ajeno a mi Ser: ni mi Yo verdadero, pues es mi Ser mismo; ni las formas mutables del ahora continuo, pues yo soy el espacio en el que existen y se desenvuelven. Al adquirir esta conexión con el Yo verdadero, no utilizo el ahora en otra cosa que no sea para Amar. Y comprendo y acepto que tengo el 100 por 100 de la responsabilidad de todas las cosas que me ocurren y suceden a mi alrededor y de la globalidad de las formas mutables del momento presente, del ahora, de la vida. El pecado no existe, ni nadie nos juzga, pero cada uno tiene la completa responsabilidad de su vida y de los hechos, relaciones, encuentros y eventos que en ella se producen.

Este convencimiento estaba presente en antiguas culturas. Y en ese mismo convencimiento se basa precisamente el ho´oponopono, que nos recuerda que la vida es realmente una cadena de vidas físicas y que guardamos en nuestra memoria trascendente, en el “disco duro” sutil de cada uno, todos los pensamientos generados y experiencias acontecidas a lo largo de la citada cadena vital. Son estos pensamientos (los plenos de Amor, pero también los dolorosos y funestos) y experiencias (las llenas de Amor, pero igualmente las carentes de él y que han causado daño a nosotros mismos o a los demás) los que mantenemos en nuestro disco duro y proyectamos hacia la dimensión superficial –formas y contenidos- del momento presente y del mundo exterior, que es moldeada por nosotros mismos a semejanza nuestra.

El ho´oponopono proviene de tradiciones indígenas del Pacífico, en general, y de la cultura hawaiana, en particular. Literalmente significa “acertar el paso” o “corregir el error”. De acuerdo con arcaicas creencias, el error proviene de experiencias dañinas y pensamientos frustrantes desplegados en otras vidas y que se acumulan en la memoria donde almacenamos nuestra existencia –cadena de vidas-. Esta memoria trascendente, incluida la parte de la misma contaminada por tales experiencias y pensamientos faltos de Amor, aflora y se manifiesta en nuestra vida actual, reflejándose y explicando multitud de actos, sucesos y circunstancias que vivimos y nos rodean. Ante esto, la práctica del ho´oponopono nos enseña a que conscientemente agradezcamos a nuestro Ser profundo las cosas bellas y hermosas que ahora vivimos -cual modo de subrayar y poner en valor la parte (archivos del disco duro) repleta de Amor que la memoria trascendente atesora- y reconozcamos y asumamos como responsabilidad propia la totalidad de las vivencias dolorosas del presente –cual forma de eliminar y borrar la parte (archivos del disco duro) carente de Amor que la misma memoria guarda-. De esta manera, ho´oponopono ofrece la posibilidad de revalorizar los archivos con Amor y eliminar los sin Amor, liberando la energía de experiencias y pensamientos cargados de daño y error que son causa y origen de desequilibrios, desasosiegos, insatisfacciones, enojos, enemistades y enfermedades.

El ser humano es una unidad energética y vibracional en la que conviven tres gamas o modos vibratorios: Espíritu o Yo verdadero –en terminología ho´oponopono, “Aumakua”, “Superconsciente” o Padre-; cuerpo físico, con la mente y el intelecto como componente más desarrollado –“Uhane”, “Consciente” o Madre-; y alma, que, junto al ADN sutil (“células del alma”), almacena las experiencias acumuladas durante la cadena de vida –en ho´oponopono se llama “Unihipili”, “Subconsciente” o “Niño Interior” a esta conjunción de energía consciencial-.

Pues bien, éste último componente es el responsable de todo lo que proyectamos desde nuestro disco duro hacia las formas del mundo exterior. El Unihipili acumula los archivos de memoria, tanto de esta vida como de las restantes de la cadena de vidas que recorremos en nuestra encarnación en el plano humano; y lanza sus contenidos a las formas del momento presente, moldeándolas a nuestra semejanza. Sin embargo, el ser humano consciente está en condiciones de incidir sobre esa memoria y los archivos para afianzar las experiencias y pensamientos plenos de Amor –que se manifiestan en hechos positivos y hermosos de nuestra vida de ahora- y eliminar los llenos de odio, frustración y resentimiento –que se plasman en circunstancias y vivencias negativas y dolorosas de la vida presente-.

¿Cómo hacerlo? Por medio del Uhane o Consciente, que es a quien corresponde decidir que aceptamos al 100 por 100 la responsabilidad de nuestra vida. Esta aceptación posibilita que trabajemos en el archivo que haya generado la situación que nos afecta en la actualidad, en la idea de que todo en nuestra vida nos llega para que borremos energías perniciosas guardadas en la memoria trascendente o afiancemos los archivos llenos de Amor que también atesora.

Comunicación con nosotros mismos

Para la puesta en práctica del Uhane con esta finalidad, debemos dejar a un lado la racionalidad y el intelecto, confiar en nuestra dimensión subyacente –Espíritu, Amor- y trabajar con las herramientas que el ho´oponopono ofrece. Son sencillas y directas. La más fructífera consiste en establecer una comunicación fluida y constante entre el Uhane o Consciente y el Aumakua o Ser profundo.

Así, para fijar y potenciar en la memoria los pensamientos y experiencias de Amor, es suficiente con que desde el Uhane digamos “gracias” o “te quiero” a nuestro Ser interior ante las cosas hermosas de nuestra vida cotidiana. Y para borrar los pensamientos y experiencias sin Amor, basta con que digamos “lo siento, perdóname por la parte de mí que ha creado esto y lo ha traído aquí, lo ha puesto en mí o lo ha proyectado a otro o a los demás”. Y recordando siempre que damos gracias o pedimos perdón a nosotros mismos, no a alguien o algo ajeno a mí. No hay nada fuera que nos traiga nada; no somos pecadores ni culpables; nadie nos juzga. Nuestro Espíritu sólo nos pide que desde el Consciente digamos “gracias” o “lo siento”. Creas lo que crees; y si Yo lo he creado, Yo lo puedo cambiar. Esto es aceptar el 100% de responsabilidad de nuestra vida.

Ho´oponopono impulsa, por tanto, una comunicación consciente con nuestro Ser interior para que éste tome el mando y afiance o borre, según el caso, partes concretas de nuestra memoria trascendente. Y la respuesta ante tal comunicación es automática, aunque no la proporciona el intelecto, sino nuestra energía divina, a la que conscientemente dejamos fluir y operar para recalcar o eliminar componentes de la memoria. El intelecto y la mente no tienen capacidad para incidir en la memoria trascendente: ni saben donde está ni conocen el archivo dañado. Por lo mismo, tampoco debemos permitir que forjen expectativas sobre los efectos e impactos de la respuesta que se produzca, pues el intelecto carece de información para ponderar lo que determinada circunstancia realmente nos reporta: hay situaciones negativas que evitan otras peores, acontecimientos dolorosos que nos abren las puertas de la felicidad o de la consciencia, etcétera.

Ni siquiera tengo que pensar qué archivos del disco duro son los que deseo afianzar o borrar; sólo dar las gracias o pedir perdón ante los avatares, situaciones y contactos de la vida. Nuestro Espíritu o Aumakua conoce muy bien la parte de nuestra memoria que a continuación se debe poner en valor o limpiar. No hay que saber ni pensar. Ho´oponopono es aceptar que hay una parte de mí que es más sabia. Hay que aprender a confiar en uno mismo, en nuestro Ser interior; mientras mayor sea la confianza, más intensa será la toma de mando por parte del Yo verdadero. Y mejores resultados se obtendrán en el trabajo con nuestra memoria trascendente.

Cuando confiamos, algo pasa, algo se transforma. Sólo tenemos que “observar”. Y potenciar o limpiar constantemente, repitiendo las palabras o frases y sabiendo que estamos impulsando el afianzamiento o el borrado. Por las experiencias acumuladas en la cadena de vidas, tenemos multitud de pensamientos y archivos dañados, así que hay que borrar permanentemente hasta que llegue un momento en el que el Unihipili o Niño Interior lo haga de forma automática. La elevación del grado de consciencia facilitará la revalorización o eliminación de archivos de manera natural; y en ese trabajo interior encontramos nuestra verdadera Esencia.

Y asumir la responsabilidad íntegra de nuestra vida implica, igualmente, aceptar la responsabilidad por los pensamientos y acciones de las demás personas que aparecen en ella. Lo cual, lejos de ser una rémora agotadora, es una magnífica oportunidad, pues si soy responsable lo puedo cambiar. La gente que llega a nuestras vidas y con las que nos relacionamos de un modo más o menos familiar y estrecho no lo hace por casualidad, sino porque compartimos archivos con Amor, sin Amor o de ambos tipos. Esto es lo que nos une en la dimensión de las formas, pues en la dimensión subyacente estamos unidos en la Esencia divina. Cuando son archivos dañinos, la otra persona dirá cosas que nos molestan, realizará actuaciones que nos causan dolor o padecerá enfermedades. Ante ello, lejos de contrariarnos y reaccionar defensivamente o con agresividad, seamos conscientes de que no es sino una proyección de mí y ocasión para borrar tales archivos. Así que digo “te quiero” o “lo siento, por la parte de mí que ha creado esto y lo ha traído aquí o a ti” para desactivar el archivo contaminado, que se eliminará no sólo para mí, sino también para el otro. Quien toma la responsabilidad es el que borra.

A muchos les parecerá increíble, pero el camino más fácil es asumir la responsabilidad completa de nuestra vida, incluidos todos los hechos, circunstancias y personas que nos rodean; los pensamientos y actos propios y los de aquéllos que se relacionan con nosotros. En todo lo que llega y acontece hay que ver una preciosa oportunidad para que el Ser interior coja el mando y potencie o limpie los archivos (pensamientos, actos, experiencias,…) con o sin Amor, respectivamente, guardados en nuestra memoria trascendente. La paz empieza en nosotros, por lo que decir “gracias, te amo” es el mejor regalo que podemos hacerle al mundo.

Ho’oponopono apoya la restauración del equilibrio y la armonía en la persona y, a través de ella, de la Creación. Ayuda a que el ser humano sea permanentemente consciente de su Ser profundo, desactivando el piloto automático del ego, generando paz y consiguiendo que nuestros actos se basen en la inspiración. En este orden, hay que diferenciar bien entre intuición e inspiración -términos que hemos usado con reiteración a lo largo del texto-. La primera procede de la memoria trascendente: algo que ya pasó puede volver a repetirse y la intuición nos avisa (los sueños premonitorios son un exponente de ello). La inspiración, en cambio, es algo nuevo, una guía que emana desde nuestro Yo verdadero y nos ofrece algo novedoso para nosotros y para nuestra vida.

Ho´oponopono va más allá de la Ley de Atracción porque no es posible controlar todo lo que tenemos en el inconsciente, pero que, no obstante, estamos proyectando y plasmando en nuestras vidas. Con Ho´oponopono se atrae lo que se agradece, lo cual coloca al Amor Incondicional en primer lugar.


Related Posts with Thumbnails

enlaces patrocinados

Todos los Artículos...

Entradas mas vistas de la Semana

Las 10 Entradas más leidas del blog

¡¡ Ahora ya puedes leerlo gratis en tu dispositivo móvil !!