“No vayas detrás de mí, tal vez yo no sepa liderar. No vayas delante, tal vez yo no quiera seguirte. Ve a mi lado para poder caminar juntos.”
Proverbio Ute

Fusión: La Amada y El Amado



Salió a caminar, solitario, hacia la montaña por la senda que todos los días recorría. Su mirada estaba perdida, abstraída, desde que perdió al ser más maravilloso que conoció un día ya lejano, tanto que sólo recordaba de ella sensaciones. A veces pensaba que sólo fue un sueño, el más dulce que jamás tuvo y que se fue de su vida.

Su pensamiento viajó:

«Ella caminaba, alejándose. Con su pelo como el fuego, mecido por la brisa. Llevando una túnica blanca fundida con el viento, haciendo que volara más que caminar. Así desapareció de mi vida, fundiéndose con el horizonte.»

¿Cuándo te volveré a ver? –Pensaba sin cesar.

Nunca pudo explicarse por qué desapareció, qué había pasado, ni cuándo volvería a verla.

Siguió sumido en sus pensamientos, ascendiendo por la senda ya marcada por sus pies a lo largo de los años.

Oía los pájaros cantar. Una ardilla parecía sonreírle desde la copa de un ciprés, mirando curiosa cómo brillaba su longa barba ya canosa por la edad. Llevaba su túnica azul ya algo desgastada, pero que aún conservaba con cariño. Le daba una aureola un tanto extraña, nada acorde con los tiempos en que vivía, parecía una leyenda viviente.

Alcanzó un claro de la montaña desde el que solía divisar el inmenso valle, en él pasaba largas horas simplemente observando el firmamento. Las nubes con sus formas caprichosas le hacían sonreír, y también más de una lágrima derramar por su semblante perdiéndose en la espesura de su barba.

Sentía el frio suelo, henchido con el rocío que todo lo cubría. Posaba sus manos captando el mensaje que la tierra le trasmitía: serenidad.

Su mirada comenzaba a perderse en el horizonte, tras la nieve de las montañas, contemplando el infinito azul del cielo con nostalgia de quién sabe qué tiempos y lugares.

La luz del sol comenzaba a abrirse paso.

Un rayo tímidamente se aproximaba a su cuerpo acariciándole, sintiendo cómo entraba por su pecho inundando todo su ser.

Una calma infinita le transportaba a un espacio donde las palabras, los pensamientos, los deseos, no tienen cabida; donde simplemente se ES, más allá de la vacuidad y la plenitud.

Una sensación que nunca antes percibió, empezó a tomar consistencia. Una luz blanquecina con destellos dorados increíbles –como el más maravilloso sol jamás imaginado– fue abarcando el espacio que le circundaba hasta cegarle por completo. Él, se fundió en la luz y vislumbró con los ojos que sólo el alma puede tener, a su amada.

Ahí se encontraba, frente a él, con su sonrisa de siempre, su piel tersa y suave; su túnica blanca –más que blanca, pura, clara, inmaculada– fundiéndose con su cuerpo, sin contornos. Sus ojos rasgados y azules, su pelo largo y radiante, puro fuego.

Sin duda era ella.

Nunca más volverían a separarse. Son ahora Dos en Uno, Uno en Dos.

Levantaron la vista pues una luz les atrajo. Contemplaron un rostro del Sol desconocido hasta entonces, hacia Él se encaminaron en un nuevo tiempo del retorno al Hogar.

Ángel khulman

4 Conciencias Opinan:

MAIA dijo...

"La luz del sol comenzaba a abrirse paso.
Un rayo tímidamente se aproximaba a su cuerpo acariciándole, sintiendo cómo entraba por su pecho inundando todo su ser.
Una calma infinita le transportaba a un espacio donde las palabras, los pensamientos, los deseos, no tienen cabida; donde simplemente se ES, más allá de la vacuidad y la plenitud.....Nunca más volverían a separarse. Son ahora Dos en Uno, Uno en Dos"

Esta sensación ya la he vivido, me he sentido como en un déjà vu-Es un sueño que se me repite y veo en un espacio como el que describes y sintiendo esto con alguien que me espera:

"SIEMPRE TE VEO IGUAL ESPERANDO EN EL CAMINO CON UNA SONRISA Y DICIÉNDOME QUE TODO PASÓ Y QUE YA ESTABAS DE NUEVO JUNTO A MÍ. YO SIEMPRE TE DIGO LO MISMO:

- QUE," A PESAR DE TODO, NUNCA DEJÉ DE AMARTE".

Y TU ME DICES:

- "LO SE, Y ESO ES LO QUE TE HACE TAN ESPECIAL".

Y JUNTOS Y ABRAZADOS, NOS VAMOS POR EL CAMINO EN EL QUE ME ESPERABAS SONRIENTE, Y NOS LLENAMOS DE TERNURA Y ARMONÍA. EN UN LUGAR SERENO, CON UNA LUZ SUAVE Y ANARANJADA COMO DE ATARDECER Y SIENTO QUE DEJO ATRÁS EL SUFRIMIENTO DE LA ENCARNACIÓN Y ESTOY EN OTRA DIMENSIÓN DONDE LA PAZ Y EL SER ES LO ÚNICO QUE HAY"
un abrazo fraterno

Ángel Khulman dijo...

Hola Maia.
Lo que ya ES, lo vamos descubriendo a lo largo de nuestra existencia. En el acto de respirar, inspiración y expiración, se encuentra una gran verdad, entre ambas hay momentos de vacío y plenitud. Y en una escala mayor vamos repitiendo el mismo proceso. La fusión es un momento de plenitud, ya sea con nuestra propia alma, con otra alma, con la mónada (espíritu)de la cual emanamos; después es seguido por el acto más generoso, expiración, compartir con los demás la energía que hemos recibido hasta quedarnos exhaustos, vacios. Y desde la fuente donde la Vida mana, recibir una nueva ráfaga de luz. Como ves, en cada acto de respiración consciente, nos encontramos más "cerca" del Ser que Somos.
No dudes que tu sueño no es fruto de la imaginación, es una llamada al encuentro. ¿Cuándo? Depende de ti, más de lo que crees.

Un abrazo fraterno

MAIA dijo...

Ángel no depende de mi.De mi dependerá la segunda parte, la primera o fusión depende de la otra parte y de que llegue el momento oportuno de la fusión.
O estoy equivocada.?
Un abrazo cariñoso y fraterno.

Ángel Khulman dijo...

La fusión es consecuencia de la voluntad de amar por nuestra parte, la "otra parte" está más allá de las limitaciones del espacio y del tiempo, es presente, por lo tanto su "parte" se está cumpliendo, simplemente, te espera.

Un abrazo fraterno

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

enlaces patrocinados

Todos los Artículos...

Entradas mas vistas de la Semana

Las 10 Entradas más leidas del blog

¡¡ Ahora ya puedes leerlo gratis en tu dispositivo móvil !!