20 Síntomas relacionados con tu Desarrollo Evolutivo


Algo está sucediendo en tu interior y también en tu cuerpo físico y no lo puedes explicar. Te sientes extraño o extraña. Comienzas a preocuparte. Y es probable que hasta hayas asistido al médico o estés pensando en hacerlo; sin embargo, ni tan siquiera él sabe ofrecerte un diagnóstico convincente. Porque lo que sale desde lo más profundo de ti dice que no es así.

Si bien, y aunque siempre es aconsejable asistir a un facultativo para hacer un chequeo o reconocimiento de nuestro estado de salud, en ocasiones la ciencia no tiene una explicación para ello. Estos síntomas ciertamente se están produciendo en cada vez más personas en el mundo.

La metamorfosis ya está sucediendo

El propio planeta Tierra y por lo tanto las células de todos los organismos vivos que éste acoge: personas, animales y plantas, estamos pasando por lo que se denomina una mutación genética, o, si lo prefieres, una transformación celular. Unos lo achacan a un cambio dimensional; otros dicen que la masa crítica planetaria está llegando al número necesario y que por ende la frecuencia vibracional del planeta se está elevando; otros argumentan que estos síntomas son debido a que en la actualidad nuestro sistema solar está atravesando una zona de la galaxia de mayor nivel de energía o de luz; otros, sin embargo, sugieren que en nuestro ADN está comenzando a despertar instrucciones y estructuras que antes estaban codificadas. Sinceramente, de alguna manera o de otra, todos tienen parte de razón. Pues es una combinación de todo a la vez. Todo forma parte de una enorme cadena de acontecimientos, los cuales ha llegado el momento de experimentar.

Por lo pronto, no temas en absoluto. Deshazte de tus miedos. Esta transmutación se hará muy gradualmente. Repito, hazte un chequeo médico, eso te tranquilizará. Si mantienes el temor por mucho tiempo podrá generarte un cuadro de ansiedad, y esto a su vez producir nuevos síntomas que puedes confundir con los actuales. De manera que vive tus cambios de una manera natural. Agradécelos porque ya estás comenzando a generar un cuerpo acorde a tu nuevo estado vibratorio. Muchas personas están ahora despertando y recordando, y otras tantas están siendo despertadas. Todo estaba predeterminado para este tiempo.

Es probable que para algunas personas estos síntomas sean algo desagradables o incómodos. Pueden percibir extrañas vibraciones físicas. Sus hormonas pueden manifestarse de distinta forma. También es posible que le afecte a la memoria, que le aumente considerablemente o que baje de forma repentina.

La energía electromagnética a tu alrededor también sufrirá un importante incremento. Pero, vuelvo a repetir, no tienes porqué preocuparte, ya que tu cuerpo etérico actúa de receptor y está perfectamente preparado para asumir toda esta intensificación energética, cuyos cambios afectarán directamente a tu cuerpo físico, manifestándose de forma sintomática.

Estos síntomas, como dije anteriormente, tendrán un efecto gradual en el tiempo, y no todos se darán a la vez, sino que se sucederán a medida que nuestro cuerpo los asimile y mute en su proceso. Es probable que permanezcan con nosotros durante un periodo relativamente largo de nuestras vidas, aproximadamente entre siete y diez años. Esto dependerá de cada individuo, del nivel evolutivo y de aceptación en cuanto a lo que le está ocurriendo, tomándolo como algo realmente natural y necesario.

Ahora todo está comenzando a alinearse con tu sistema energético, con tu cuerpo emocional, con tu cuerpo mental, y también con la energía que llega desde fuera del planeta y la que viene desde dentro. Prácticamente todo, de una manera consciente o inconsciente, está siendo afectado. Una pequeña porción de personas en el mundo acaban de "padecer" estos cambios, otros (la mayoría) apenas han comenzado a sentirlos, y el resto empezarán a sufrirlos un tiempo más tarde. No obstante, quedará un pequeño porcentaje de humanos que no serán afectados, ellos, en su actual vida, no los "padecerán", debido a que aún no están preparados para esta metamosfosis. Por esto viviremos durante varias generaciones una enorme confusión entre las masas. Parecerá que el mundo se ha vuelto loco de repente, pero será debido a todos estos cambios que están sucediendo, y otros que están por llegar.

No ocurre otra cosa más que tu cuerpo físico comienza a reajustarse con tu cuerpo etérico a medida que tu frecuencia de vibración aumenta. O dicho con otras palabras, tu organismo está siendo actualizado de la misma manera que actualizas el sistema operativo de tu smartphone. Por lo tanto, todo nuestro cuerpo físico y los 12 sistemas que lo componen están siendo adaptados a las nuevas frecuencias de vibración: el sistema circulatorio, el nervioso, el endocrino, el digestivo, el respiratorio, el reproductor, el muscular, el inmunológico, etc. Por ello, es posible que te notes mucho más cansad@ en la jornada, es entonces cuando debes hacer caso a tu cuerpo y realizar descansos más frecuentes. Si una pequeña siesta te permite dormir por la noche, hazla. Si eres de las personas que les cuesta coger el sueño, o simplemente padeces de insomnio, sería bueno mantener como hábito en la tarde largas caminatas (al menos una hora), a ser posible por la naturaleza. Cena tres horas antes de acostarte, no veas programas de televisión que te agiten o intranquilicen, y justo antes de irte a la cama disfruta de una infusión con algún tipo de relajante natural. El yoga, la meditación son también técnicas muy recomendables.

Otra de las cosas que en ocasiones puedes estar sintiendo es una especie de profunda tristeza, sin motivo aparente. Como si hayas o estés a punto de perder algo muy valioso para ti, o despedirte de alguien muy querido. Una sensación de desasosiego continuo te invade, como si algo te angustiase profundamente. Esto es completamente normal, ya que estamos deshaciéndonos de algo viejo o algo que ya no nos sirve. Entonces tenemos que dejarlo marchar, pues ya cumplió perfectamente su cometido, y por ello debemos sentirnos agradecido.

Síntomas físicos que te inquietan

  1. Dolores de cabeza, punzantes o presión en diferentes zonas de la misma. A veces aparecen de forma repentina.
  2. Mayor sensibilidad a los problemas de otras personas.
  3. Los ambientes que antes frecuentabas ya no los soportas.
  4. Hay sonidos o música que ahora te parecen estridentes o de mal gusto.
  5. Tu olfato es ahora más sensible con determinados olores.
  6. Trastornos en el apetito; un día tienes mucho y al otro nada.
  7. La digestión ya no es la misma, se vuelve errática y pesada para algunos alimentos.
  8. Dolor de estómago, gases, hinchazón...
  9. Náuseas.
  10. Dolores musculares, en la zona lumbar, en las articulaciones.
  11. Mareos o pérdidas de equilibrio.
  12. Nerviosismo, insomnio.
  13. Hipertensión o bajadas de tensión.
  14. Cambios en la pigmentación de la piel, tal vez algo más oscura. Pequeñas manchas o lunares. Incluso sensación de hormigueo o picazón similares a algún tipo de alergia.
  15. Repentinas sensaciones térmicas anormales, de calor o frío.
  16. Humor cambiante. Días en los que disfrutas del bienestar y otros en los que puedes caer en un cuadro depresivo.
  17. Ondulaciones en las uñas.
  18. Palpitaciones y vibraciones en el cuerpo.
  19. Cambios en la memoria.
  20. Reacciones alérgicas, tales como sinusitis, congestión, incluso síntomas parecidos a la gripe.

Recomendaciones para suavizar y prevenir los síntomas

Añadir que los síntomas serán experimentados en una mayor o menor intensidad dependiendo de cada persona, al igual que el número de ellos, o incluso otros que no se hayan enumerado anteriormente. Obedecerá en función del cuerpo biológico y su desarrollo físico.

Dicho esto, el ejercicio físico diario es lo más recomendable para apaciguar los síntomas. Hazlo como si te lo recetara el médico. Podrás practicarlo en la forma que más te guste: caminar, correr, nadar, bailar, etc. No olvides que es la mejor manera de que la energía fluya y se equilibre a través de tu cuerpo.

También recuerda algo muy importante, que es saber mantener un continuo contacto con tu cuerpo. Jamás pierda su señal. Escúchalo. Hazle caso siempre. Él te sabrá guiar por el camino más adecuado en cada momento. En tu mano está querer hacerlo o no.

Ten paciencia. Tómate un tiempo. No desesperes ni pierdas la calma. Medita. Lee cuanto pueda y el género que más te guste. Es hora de poner en marcha tus dones y talento, realizando aquello que más te apasiona. Relájate hasta que el síntoma desaparezca o disminuya. Sobre todo, no te juzgues por lo que te ocurre, porque cuánticamente te pasará factura tarde o temprano, y entonces entorpecerás los cambios corporales. El agua es fundamental, bebe mucho para así ayudar a eliminar los desechos celulares.

Es probable que hayas oído hablar sobre esto como la "Ascensión", e incluso hayas leído algo. Pues bien, esto es mucho más simple de lo que puedes llegar a creer.  Esto no es otra cosa que un aumento en la frecuencia de vibración de tu cuerpo biológico. Por lo tanto no debes temer nada en absoluto. Acéptalo. Y agradece que te esté ocurriendo a ti precisamente.

Si el artículo te ha parecido de interés, por favor, COMPÁRTELO, tal vez sea de ayuda para otras personas.

Publicar un comentario

0 Comentarios