“No vayas detrás de mí, tal vez yo no sepa liderar. No vayas delante, tal vez yo no quiera seguirte. Ve a mi lado para poder caminar juntos.”
Proverbio Ute

El Origen de las Ideas


El origen de las ideas… es un tema que pocos se preguntan. Tal vez sea porque solemos pensar de que si una idea nos nace en nuestra mente, pues la idea es nuestra y nosotros mismos somos su origen. Pero… ¿será realmente así?

Este artículo viene entonces a dar una serie de ideas y hechos que posiblemente nos haga pensar distinto.

Se han preguntado alguna vez que es lo que sucede cuando estaban pensando en una forma de solucionar un problema o alguna situación… pensando en “¿cómo solucionar esto?”… y de pronto, ¡algo ocurre y tenemos una idea fantástica que nos soluciona nuestro problema! ¿Que es lo que sucedió en dicho instante? ¿De dónde llegó esa idea? Y… ¿dónde estaba antes? ¿Acaso la creamos nosotros o nos llegó de algún lugar? Varias preguntas para un suceso que nos ha ocurrido a todos en muchas ocasiones de nuestra vida.

Pues, curiosamente, algo a me decía que las ideas no las creamos nosotros, más bien, las atraemos o sintonizamos. Pero… si hablamos de sintonizar, eso se parece a lo que hace una radio, ¿no? Pues entonces, ¿que sería nuestra mente? O mejor dicho, ¿que vendría a ser nuestro cerebro? (No confundamos mente con cerebro)

Esta revelación, o esta conexión de ideas me ocurrió un día viendo un documental con un amigo en mi casa. Dicho documental era sobre fractales. Y para mí era la segunda vez que veía, mi amigo lo estaba viendo por primera vez. En dicho documental, se llegó a un momento donde mostraban las aplicaciones de los fractales en la vida cotidiana. Llegó un punto donde habla una persona y cuenta que cuando los celulares comenzaron a aparecer, les era un problema sintonizar todas las ondas de radio que existían usando una única antena, y que cierto día descubrieron que haciendo una antena con forma fractal era posible sintonizar todas las frecuencias distintas, por lo que decidieron incorporarlas en los celulares y solucionaron el problema. Dicha antena tiene esta forma, y podríamos decir que tiene dos dimensiones ya que es plana y solo tiene largo y ancho.


Luego del documental vimos otro vídeo con mi amigo acerca del cerebro, de pronto mi amigo me pregunta que pensaba yo que hacia el cerebro, entonces yo le dije que pensaba que el cerebro realmente era una especie de antena. Y ¡aquí sucede la revelación! Cuando acabo de decirle eso, algo sucede en mí y hago la conexión entre todo lo que habíamos visto en ese momento. De pronto nos dimos cuenta de que las redes neuronales del cerebro tienen ¡una estructura completamente Fractal! ¡Tal cual como lo era la antena incorporada en los celulares!

La única y mayor diferencia, era que la red neuronal es una estructura fractal en tres dimensiones y la antena de los celulares era de dos dimensiones. Eso entonces hacía pensar que la red neuronal del cerebro era una antena mucho más poderosa y potente que la de los celulares, pues ésta era ¡tridimensional!


Habiendo hecho esos descubrimientos, días después recordé las palabras del gran y más grande científico que ha existido, el gran Nikola Tesla. Recordé cuando en diversos momentos, él dijo que sus ideas e inventos no eran de él, que eran ideas de una nube de ideas que él recepcionaba y las creaba en sus laboratorios. Recordemos que Nikola Tesla fue el científico que más ha ayudado al avance tecnológico de la humanidad, un visionario adelantado a su época con el único de deseo de que la humanidad progresara.

El mismo Nikola Tesla dijo también en alguna ocasión que tenía contacto con extraterrestres… aunque no creo que todos hayan sido físicos, puede que muchos hayan sido mensajes telepáticos, lo cual es otro funcionamiento del cerebro como antena.


Una de las frases de Nikola Tesla acerca del cerebro como antena fue:
“Mi cerebro es sólo un receptor. El universo tiene un centro esencial desde el que obtengo el conocimiento, la fuerza y la inspiración. No he penetrado en los secretos de ése centro, pero sé que existe.”
Nikola Tesla

Todo esto solo hacía que cada vez confirmara más la función del cerebro como antena receptora.

Más tarde recordé un viejo experimento llamado “El centésimo mono”. El cual básicamente consistió en enseñar una conducta a un grupo de monos de una isla y ver como reaccionaban luego de este aprendizaje los monos de la misma especie pero en otra isla cercana.

En dicho experimento cabe señalar que los científicos dejaban una fruta botada en el suelo para que los monos se alimentasen… luego de que aprendieran eso, la fruta ahora se la mojaban y se la llenaban de arena, lo cual hacia que los monos que intentaban comerla la escupieran y la botaran al suelo.

Luego de esto, se le enseña a un mono que la fruta con arena podía lavarla en el mar para poder comérsela. Dicho mono aprende esa acción y se lo enseña a todos los monos de la isla.

Lo increíble de este experimento es que los monos que aprendieron la acción de lavar una fruta que tenia arena en el mar para luego comérsela nunca tuvieron contacto con otros monos de otras islas. Y cuando los científicos van a otra isla y colocan una fruta con arena para que los monos se la coman, no hubo ni un solo mono que intentase comérsela sin antes lavarla en el mar.

Increíblemente todos los demás monos de las demás islas tenían ese conocimiento.

Así surge la teoría de la Masa Crítica. La cual nos vendría a decir que debe existir una especie de “nube de información” o algo en algún lugar donde se almacena toda la información de una misma especie. De esta forma, los monos de la primera isla que aprendieron la conducta de lavar la fruta con arena habrían incorporado dicho conocimiento a su “nube de información” y los monos de las otras islas solo hubieran recepcionado dicha información cuando la necesitaron. Confirmando una vez más, que el cerebro, (no solo el de los humanos) podría tener una función de antena receptora de información.

Es aquí, en este punto de mis descubrimientos que todo comienza a tener sentido. Si efectivamente el cerebro tiene una capacidad receptora de información, es así entonces como nuestro cerebro funciona, captando miles de ideas, pensamientos e información que circula por el espacio, incluso me atrevería a decir que también recepciona nuestros recuerdos.

Esto lo digo, porque según los resultados de una investigación hace años atrás, un grupo de científicos intentaban encontrar la ubicación exacta de la memoria y sus recuerdos en el cerebro utilizando ratones de laboratorio… debo decir que este experimento fue cruel y no llegaron a ningún resultado concreto.

El experimento en si consistió en enseñarle a un ratón el camino que debía seguir en un laberinto para llegar a su recompensa (el queso). Una vez que el ratón aprendió el camino, se le inyectaron ciertas bacterias directamente al cerebro para que destruyeran parte de su estructura cerebral y poder determinar la ubicación de la memoria…lamentablemente, esto hizo que el ratoncito fuera perdiendo sus capacidades motrices, afectando también a otras funciones del cerebro pero siempre recordaba el camino para llegar a su recompensa.

Las conclusiones de aquel experimento prácticamente quedaron sin resultados satisfactorios.

Aunque en la actualidad algunos científicos piensen que son las estructuras como el hipocampo las que almacenan los recuerdos y la memoria, muy posiblemente tampoco sea así, y la verdad sea que dicha estructura ayuda a recepcionar nuestros recuerdos desde aquel lugar misterioso ubicado en la nube de información. O en el “centro esencial” como le llamó Nikola Tesla.

Ahora ya después de haberles contado acerca de todos estos experimentos y sucesos, me atrevo a decirles que efectivamente para mi, nuestros cerebros son una verdadera antena receptora de ideas provenientes del espacio que todos sintonizamos o atraemos hacia nosotros cuando lo necesitamos. Y no solo podemos hablar de ideas recepcionadas, también entra en esto la inspiración, las canalizaciones, los médium y un sinfín de sucesos en el cual nuestro cerebro está recepcionando información.

Es así como desde hace ya un tiempo, yo mismo me he dado cuenta que mucho de que lo que escribo aquí y en las redes sociales es muchas veces una especie de inspiración que recibo de algún lugar o de algún ser. Ya que, tenemos que entender que nuestra antena receptora no solo puede recibir información de la nube de información, sino que también de otros seres, de otros planos u otras dimensiones. De ser así, nosotros nos convertimos en lo que es un verdadero canal de comunicación entre dos planos. Y es justamente eso lo que las personas comúnmente llamadas médium hacen.

Ciertamente todos tenemos esta capacidad, todos la usamos todos los días y todo el día.

Antes de yo hacerme consciente de esta característica mía de tener cierta facilidad para inspirarme, habían veces que personas me pedían consejos o bien, alguien necesitaba de unas palabras de ánimo. Recuerdo que era tanta mi intención por querer ayudarlos que antes de decirles algo yo pedía en mi mente, “Dios, ilumíname para decir lo que deba decir, por favor, Gracias” y luego de eso brotan de mí palabras que solas le hacían sentido a la persona y las lograba guiar. Eso para mí era muy normal y siempre agradecía mucho que me llegara esa inspiración, y lo sigo agradeciendo.

Creo que definitivamente todos podemos de alguna forma canalizar e inspirarnos en cualquier momento y para cualquier cosa que deseamos hacer. Solo es necesario tener una actitud abierta a esto y ser capaces de creer que lo podemos hacer.

Estoy completamente seguro que por ejemplo, las grandes piezas musicales son ¡verdaderas inspiraciones de melodías e ideas que los músicos han sintonizado del universo! Estoy completamente seguro que todos los grandes libros también son inspiraciones de sus autores, así como todo esto que escribo también lo es.

Debo confesarles amigos que mi madre siempre ha sido alguien que me ha guiado con sus palabras en momentos muy cruciales de mi vida. Ella misma me dice que no sabe cómo ni de donde le sale todo lo que me dice cuando yo necesito un consejo importante. Pero yo siempre le he dicho, que aquellos consejos que me ha dado en momentos importantes de mi vida, nunca han fallado, siempre han acertado y me han dirigido hacia donde debía ir. En este aspecto, confío también que para canalizar o inspirar algo para ayudar a alguien debemos hacerlo muy sinceramente y con amor hacia esa persona. No importa si lo conoces o no, lo importante es que tu intención de ayudar sea sincera, sea honesta y desinteresada, y que no lo hagas por ego. Siempre que todos estos factores se cumplan, estoy completamente seguro que la inspiración que te llega será la justa y precisa que tú mismo, o que la otra persona necesita.

En este aspecto ahora puedo hablarles de un tema muy importante en lo que es, la canalización o inspiración de ideas. Pues, efectivamente si nosotros podemos funcionar como antenas o canales de información, es importante que el canal esté limpio. O mejor dicho, este lo suficientemente afinado para que pueda realizar las sintonizaciones conscientes e inconscientes de todos los días.

Una sintonización consciente de ideas podría ser esto mismo que estoy escribiendo aquí en este momento, ya que es algo que siempre, al igual que cuando he deseado aconsejar a alguien, pido que se me inspire y que pueda escribir todo lo que deseo de la forma que debo hacerlo.

Por otro lado, una sintonización inconsciente puede ser fácilmente una llamada “corazonada”, o “una intuición de algo”…se me ocurre decir el siguiente ejemplo: ir a un lugar que conoces, por el camino que siempre recorres, hasta que un día, por algún motivo te ves empujad@ a tomar otro camino para llegar al lugar, más tarde te enteras que por el camino que siempre transitabas hubo un accidente o sucedió algo que era mejor evitar. Eso entonces fue una canalización de algo, de una fuerza inconsciente que te hizo cambiar tu camino normal por el alternativo.

Esto, aunque no lo creas sucede más de una vez y todos los días, pues todos los días recepcionamos información útil de forma inconsciente de algún lugar o algún ser que nos ayuda en determinados momentos de nuestra vida.

Dicho esto, para nosotros sintonizar mejor deberíamos estar abiertos a ello y tener nuestra antena receptora lo más limpia posible para que la conexión fuese mejor. En otras palabras, esto significa debemos cuidar nuestro cerebro y nuestra mente. Durmiendo bien y descansando lo necesario. Además, es importante que en nuestra mente no circulen pensamientos negativos o violentos. Dichos pensamientos no estaban ahí, han entrado a nuestra mente a través de películas, historias, televisión, etc.… Por esta razón es muy aconsejable evitar fuentes negativas para nosotros, de forma que tengamos una mente en equilibrio y lo más pura y limpia para poder sintonizarnos con lo que de verdad necesitamos y nos ayuda.

Es por esto, que una herramienta que nos puede ayudar mucho para encontrar un equilibrio mental es la meditación.

La meditación es una herramienta que nos tranquiliza, nos equilibra mental y físicamente. Y por consecuencia, nos abre más hacia nuestro aspecto espiritual y sutil, facilitándonos un desarrollo más eficaz en cualquier aspecto que desees aplicarlo. Meditar es estar abierto y receptivo al universo, con ello nos es mucho más fácil sintonizarnos con el universo de ideas.

Meditar, para quienes no lo han practicado, es más fácil de lo que puede parecer. Yo podría decirte que meditar, es simplemente intentar centrar tu atención en un solo punto o cosa. Meditar no es poder la mente en blanco, ya que de por si el blanco es algo, jejeje. Pero hablando en serio, poner la mente en blanco no es posible, y no es tampoco el fin de meditar.

Solo piensa que durante el día circulan muchos pensamientos en nuestra mente… una de las cosas que intenta hacer la meditación, bajar en nivel de pensamientos a voluntad y en el momento que tú desees para poder centrarte en algo que de verdad te importa o que te interesa, que puede ser relajarte, descansar o bien, simplemente encontrar tu centro. Por esta razón, muchas de las practicas de meditación se centran en nuestra respiración, pues esa es una técnica para poder disminuir en número de pensamientos durante la meditación y entrar en equilibro con nosotros y el entorno.

Una forma de meditar, así como te comentaba es centrar nuestra atención en nuestra respiración.

Puedes centrarte en un sillón, ojalá con tu espalda recta, cerrar tus ojos, y decirle a todas las partes de tu cuerpo que se relajen, una por una, decirles a tus brazos, piernas, espalda, cabeza, pecho, cadera, pies y manos. Luego cuando ya estés relajado, empieza a respirar lento y profundo, inhalando un momento, aguantando la respiración un o dos segundos y exhalando lentamente.

Seguramente te preguntas, ¿y que pasa si lo intento y me viene una lluvia de pensamientos?

Pues ¡no pasa nada amig@!, inmediatamente cuando te des cuenta de ello, vuelve a centrarte en tu respiración y listo. Con el tiempo, si lo sigues haciendo, el número de pensamientos será cada vez menor y tu relajación mucho más profunda.

¿Cuanto tiempo debo hacerlo?

Pues el tiempo que tú desees y que tú dispongas. A veces suelo hacerlo durante mis viajes en micro de tan solo tres minutos. Tú puedes hacerlo tan solo cinco minutos al día o diez minutos, pero no te aconsejo intentar una hora o más si nunca lo has hecho. Tan solo hazlo el tiempo que desees sin forzarte, ya que nadie te está pidiendo que hagas esto, más bien, es solo una sugerencia donde la decisión de hacerlo es completamente tuya.

La meditación entonces, para mi es una de las herramientas que nos ayuda a estar centrados y paz, disponible para sintonizarnos con las ideas que necesitamos, con las fuerzas que queremos y con la ayuda que pedimos.

Bueno amigos, ha sido un placer compartirles esto.
Les dejo mis saludos.
¡Hasta la próxima!

por Marcelo de: Tu Espada Mental

0 Conciencias Opinan:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

enlaces patrocinados

Todos los Artículos...

Entradas mas vistas de la Semana

Las 10 Entradas más leidas del blog

¡¡ Ahora ya puedes leerlo gratis en tu dispositivo móvil !!

Book Trailer "el secreto de tiamat"