“No vayas detrás de mí, tal vez yo no sepa liderar. No vayas delante, tal vez yo no quiera seguirte. Ve a mi lado para poder caminar juntos.”
Proverbio Ute

La Generosidad es Natural para la Buena Gente


Entrar en el espíritu de dar durante la temporada Navideña puede parecer una lucha, pero resulta que las personas generosas no necesitan forzar sus impulsos, como han sugerido algunos.

En cambio, la generosidad o el deseo de equidad, parece automático y se activa en un área del cerebro que controla la intuición y emoción.

Neuropsicólogos definen "prosocial" a la gente que prefieren compartir por igual, e "individualistas", a los que se ocupan principalmente de maximizar su propio beneficio.

Aversión a la desigualdad

Según una teoría, la diferencia entre estos dos grupos es que las personas “prosociales” suprimen activamente sus tendencias egoístas, con la ayuda de una región cerebral llamada prefrontal. Sin embargo, Masahiko Haruno de la Universidad de Tamagawa en Tokio, Japón se preguntó si en su lugar, algunas personas podrían tener un cambio automático de la aversión a la desigualdad.

Haruno, junto con Christopher Frith, del University College de Londres utilizaron una resonancia magnética funcional (fMRI) para escanear el cerebro de 25 personas prosociales y 14 individualistas (preclasificándolos usando un test estándar de comportamiento), mientras valoraban su preferencia por una serie de distribuciones de dinero entre ellos y una hipotética persona. Como era de esperar, en el grupo prosocial prefirieron dividirlo, mientras que en el de los individualistas lo distribuyeron a su favor, donde ellos obtuvieron la mayor parte del dinero.

Amígdala activa

Un resultado menos predecible fue que la única región del cerebro que difería en actividad entre los dos grupos fue la amígdala. Cuando se presentó una distribución injusta de dinero, la actividad en la amígdala aumentó significativamente en las personas prosociales, pero no en los individualistas. "Y cuanto más les disgustaba la división, mayor actividad se vio en esta región", dijo Frith.

"La amígdala tiende a responder automáticamente, sin el pensamiento, o incluso sin conciencia," dice Frith. Combinado con el hecho de que no había ninguna diferencia de actividad en la región prefrontal - responsable de suprimir los impulsos - esto sugirió que la teoría de represión no pudiera ser confirmada.

A fin de probar si la aversión a la injusticia prosocial es automática, los investigadores repitieron la prueba, esta vez dando a los participantes una prueba de memoria para que la completaran al mismo tiempo en que se realizaba la división.

Encontraron que los cerebros de las personas prosociales reaccionaron a las distribuciones injustas, incluso cuando las partes de su cerebro (responsable de los procesos deliberativos) fueron adoptadas por otras tareas, lo que sugiere que no necesitan reprimir sus deseos egoístas.

Moralidad de reflejo rotular

Carolyn Declerck, neuroeconomista en la Universidad de Amberes, Bélgica, dice que los resultados concuerdan con sus propios datos, aún no publicados, mostrando que los prosociales parecen estar impulsados por un sentimiento automático de la moral. "Hasta ahora, todos nuestros experimentos conducturales y fMRI confirman que los prosociales están intrínsecamente motivados a cooperar", dice.

Más adelante, Haruno intentará averiguar cómo se plantea esta diferencia en la actividad de la amígdala. En parte es genética, pero probablemente también influenciado por el entorno de la persona, particularmente las interacciones sociales durante la infancia. Dice que, “es interesante pensar que puede haber formas de promover esta actividad para contar con una sociedad más prosocial."
Fuente Original: www.newscientist.com Traducido por Jorge1270

Mi Comentario al Respecto

No estaria nada mal que llegaran a inventar algo en el cual nacieramos más generosos, ya que gran parte de la pobreza (o a lo mejor toda) que actualmente existe en el mundo desaparecería. Dejarían de existir las desigualdades de este planeta. Todos y cada uno de los seres humanos, tendriamos nuestra parte proporcional de todos los bienes que nos brinda la naturaleza, el cual en la actualidad solo unos cuantos parecen tener derecho.

Dejarían de existir numerosas guerras a causa de conquistas innecesarias probocadas por el egoismo individualista de los de “siempre”. La palabra (humano), habría que sustituirla en el diccionario o incluir otra nueva como (ultrahumano o superhumano), ya que todas las personas seríamos generosas siendo este el atributo fundamental de nuestra HUMANIDAD.
Jorge1270

Por favor, no se pierdan el VIDEO...


2 Conciencias Opinan:

rblanco dijo...

¿Sabes una cosa?, bueno,dos:

-Que los individualistas o egoístas, avaros, codiciosos... no lo permitirían.

-Que si al nacer, o al ser fecundados, nos cambiasen esa parte buena o mala con la que nacemos, perderíamos el libre albedrío. No seríamos nosotros los generosos, sino el invento que nos hizo cambiar. Así no tiene mérito. Creo.

Saludos
Sofi

Jorge1270 dijo...

Tienes toda la razón del mundo, ya se encargarían “ellos” de que eso no se llevara a cabo. Y también estoy totalmente de acuerdo contigo de que no tendríamos ningún merito el tener que recurrir a los avances científicos para poder comportarnos como se supone deberíamos ser la raza humana.

Gracias por comentar Sofi y un abrazo

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

enlaces patrocinados

Todos los Artículos...

Entradas mas vistas de la Semana

Las 10 Entradas más leidas del blog

Book Trailer "el secreto de tiamat"


https://elsecretodetiamat.blogspot.com/

Disponible en formato digital (Epub).