“No vayas detrás de mí, tal vez yo no sepa liderar. No vayas delante, tal vez yo no quiera seguirte. Ve a mi lado para poder caminar juntos.”
Proverbio Ute

EL SER UNO (I) – (3ª Parte)



DIMENSIÓN SUBLIME
LUZ... SOMOS LA LUZ Y EXISTIMOS EN LA LUZ

Una explosión y todo lo demás. Primero éramos él, y después él se convirtió en nosotros. Existimos siempre en la eternidad. ¿Cuándo comenzó todo? ¿Cuándo fuimos creados? No podemos responder. Universo de universos. Lo único que sabemos es que todo comenzó cuando tuvimos conciencia de ello; antes éramos nada, una nada no compartida, una nada sin expresión, una nada sin realidad.

Después de esa gran explosión, de ese nacimiento, nos encontramos en un espacio que seguramente ya existía y en un lugar ya programado. ¿Cómo se expandió al infinito si ese espacio no existía? ¿O todo ya existía y fuimos los últimos en saberlo? Entendimos que habíamos existido sin conciencia. Éramos, mas ahora somos la Luz. Somos Luz en todos los colores imaginables. Una Luz que nos hace ver, entender, conocer e indagar. Sin nuestra Luz seríamos ignorantes y ciegos para entender la realidad. Sin Luz no podríamos tener conciencia de todo este proceso llamado existencia.

En el principio del todo, había luz, silencio y mucha paz. Sabíamos que existíamos, estábamos presentes, fluctuábamos, éramos miles de millones de centellas fluorescentes, emitíamos resplandores de colores que se entrelazaban unos con otros. Cada uno de nosotros llevaba en sí una partícula del creador. Éramos millones de esporas delicadas y de consistencia frágil. Éramos un tejido energético que había tomado una forma definida.

Cuando fuimos lanzados fuera del Principio Único, nuestra forma, que antes era mental, se convirtió en una expresión más definida con respecto a nuestro trabajo universal.

En el principio de nuestra conciencia, fluctuábamos gravitando alrededor del centro y de nosotros mismos. Lo hacíamos con tanta armonía, paz y contemplación a nuestro creador, que vivíamos en un estado de felicidad perenne. ¿Era esa nuestra realidad de conciencia? ¿Era esa la forma en que debíamos existir, como si fuéramos solo una luz en esa vasta creación? No, no era así.

En medio de todo ese entendimiento, nuestra mente nos llevaba a comprender que no podíamos permanecer estáticos. Sabíamos que éramos energía, y esta tenía que fluir; si se quedaba inerte se podía corromper y estancar. No podíamos olvidar que éramos nimeos y, como tales, necesitábamos de otros para complementarnos y poder desarrollar nuestra existencia.

Lo primero que tuvimos que entender y estudiar fue nuestra forma. ¿Qué significado podía tener y para qué servía? Comprendimos que no podíamos continuar fluctuando en eterna contemplación. Decidimos entonces unir nuestra fuerza para formar una gran mente de conocimiento y entendimiento. Esta no solo serviría para nuestro beneficio, sino que sería la manera de transportar las ideas al universo y poderlas compartir con otras realidades. Aquí nos preguntamos: ¿Cómo poder comunicar las ideas sin perder el hilo de la continuidad y correlación? ¿Cómo nos uniríamos para realizar este trabajo?

Después de muchos estudios y dedicación, llegamos a la siguiente conclusión (ver figura): la unión de todos nosotros había logrado formar una membrana tan fuerte y resistente que nunca podría ser quebrada. Habíamos realizado la continuidad y la correlación. La mente sería eterna, porque nosotros realizaríamos la comunicación eterna, y a esta proeza la llamamos neuronas. Nos habíamos convertido en neuronas de la mente universal. Nos faltaba mucho todavía, porque teníamos que crear el ambiente propicio para adecuarnos a esa nueva existencia. ¿Cuál sería nuestro entorno? ¿Cómo funcionarían la continuidad y la correlación? ¿Dónde almacenar el conocimiento? ¿Cómo distribuir el entendimiento?

Todo comenzó así:

En el principio de la creación, todo era etéreo e imaginado; el creador emanaba y creaba. ¿Qué creaba?, nos preguntamos. Creaba su imaginación. Todo estaba calculado y matemáticamente imaginado. ¿Él lo sabía? Lo sabía y lo supo siempre. Todo lo que sucedió: la explosión, las dimensiones, lo sutil y lo denso, todo ya estaba formado en su imaginación. Entonces, ¿cuál era el fin de esta imaginación? El creador quería que su realidad imaginativa tomara forma y creara otra realidad, que acompañara paralelamente a las demás. Algún día la realidad en que ustedes viven formará otras y así infinitamente, porque en ellas nada acaba: todo se transforma. El Principio Único se ha transformado miles de millones de veces. Lo que ustedes creen ver eternamente como un axioma no lo es: la realidad universal les demostrará lo contrario.

Cuando descubrimos este conocimiento, pudimos entender que algunas realidades son concretas y otras virtuales. Están situadas en diferentes lugares de la mente universal, donde todos nosotros existimos. Algunas son verdaderas, otras son falsas; aquellas de total locura, otras de fantasía; unas positivas y otras negativas, etcétera.


Nosotros, como Dimensión Sublime, somos una realidad verdadera y lo podemos demostrar, pues somos las neuronas reales de la mente universal. Nuestro trabajo investigativo ha sido profundo, minucioso y detallado; no hemos cometido ninguna equivocación, pues nuestros resultados son totalmente positivos. Cada descubrimiento que hicimos fue clasificado con perfección absoluta; no cometimos ningún desliz, debido a la claridad del conocimiento y entendimiento que siempre hemos tenido. Esa percepción perfecta ha hecho que tengamos una conciencia verdadera, a diferencia de otras, que tuvieron que desarrollarse en la oscuridad de su ignorancia, adivinando, palpando, tanteando como ciegos y pensando que eran dueños de una verdad inventada por ellos mismos.

Nosotros somos pensamientos de pensamientos, y cada dimensión de esta creatividad tiene un trabajo determinado. Todos juntos formamos un cuerpo. Nuestras formas pueden diferir, mas todos somos muy parecidos, porque pertenecemos a la mente universal. Existen otras realidades, diferentes de las nuestras, que no pertenecen a la mente. Esas realidades no tienen conciencia y reaccionan mecánicamente. Los únicos que tenemos conciencia somos nosotros, que existimos en la mente del universo. Somos neuronas, unas conscientes y otras inconscientes, mas todas trabajando para nuestro creador: la mente universal.

Cuando nos unimos formando la malla, lo hicimos con la idea de que llegara a los confines del universo, pero al confrontarnos con la realidad densificada, nos dimos cuenta de que la realidad inferior no estaba a nuestro alcance. Primero teníamos que contactarnos con los densificados y, a través de ellos, llegaríamos a los petrificados y solidificados. Hemos realizado un esfuerzo muy grande para llegar a la densidad, que ejerce una enorme gravedad. La falta de conocimiento y entendimiento que los embarga, es el motivo más fuerte para impedir la comunicación. La Dimensión Primaria todavía se desarrolla en la oscuridad, la Luz no llega a sus mentes y corazones. Poco a poco estamos derrumbando los obstáculos. Algunos de ustedes han logrado el contacto y, a través de él, estamos llevando la luz del conocimiento, entendimiento y amor a sus mentes. Sabemos que ustedes saldrán de esa densidad para formar parte de nosotros y del universo.

1. ¿En qué consiste esta malla?

Todos nosotros formamos los mundos mentales. Tenemos una forma definida; esta es el hombre. En la Realidad Primaria, como ocurre con ustedes, el hombre está dividido en cabeza, tronco, y extremidades superiores e inferiores. Nosotros, como mundos sublimes, damos a nuestro cuerpo nombres comparativos para que ustedes nos puedan entender y conocer:

Cabeza: Cabezal

Tronco y extremidad superior: Terminal superior

Extremidad inferior: Terminal inferior

La comunicación, la continuidad y la correlación se formaron por una perfecta conducción energética que fue transmitida por canales extremadamente detallados, sin permitir ninguna equivocación. Estos canales energéticos que conducen la energía grabada pasan por filamentos específicos y la depositan en los terminales que la clasifican; luego, la conducen a los cabezales. Ahí, la energía es archivada, formando la Memoria Universal. La continuidad de esa memoria es llamada genética, y forma la correlación creativa. Lo que está grabado, grabado está. La grabación nunca retrocede: siempre avanza. Puede transformarse, mas los elementos originales siempre serán los mismos y cada vez más perfectos. La conducción energética se produjo a través de tres puntos: por la glándula pituitaria, rima y pineal. Esta energía dirigida dependía del conocimiento recibido y de los elementos que transportaba. Ese conocimiento era transmitido por los filamentos hacia los terminales, que los absorbían y distribuían según su clasificación y orden.

2. ¿Quieren decir que todos los seres-pensamientos somos filamentos conductores?

Así es: la forma-hombre fue creada a propósito, pensada y analizada. Cuando los elementos que la componen son de baja calidad, la entrada energética se realiza a través de los terminales inferiores. Si su energía es menos densa, entonces son los terminales superiores los que la captarán. Pero si los elementos energéticos de la forma-hombre son de calidad superior, entonces son los cabezales los que se encargarán de absorberlos.

3. ¿Qué ocurre con los pensamientos densos que contienen elementos de baja calidad?

Nada es inservible en el universo: todo es energía, y la energía no se pierde, solo se transforma. En esos casos, los terminales inferiores captan esa energía de baja calidad, la trabajan y la mandan de vuelta como materia prima para ser regrabada.

4. ¿Qué significa realidad real y virtual?

Real es la existencia que nosotros, como dimensiones sublimes, vivimos. Sabemos dónde estamos, quiénes somos y cuál es nuestro trabajo, y lo realizamos con infinito amor y dedicación. Sabemos que, si no lo hiciéramos, todo lo existente dejaría de ser, por lo tanto, sería nuestra propia aniquilación. Una realidad virtual vive, pero no existe, porque la oscuridad de su ignorancia solo le va a permitir subsistir por necesidad y no por la luz del conocimiento y el entendimiento. Sus objetivos son inmediatos; sus proyectos, de fantasía. Lucha y vive para sus necesidades básicas y termina casi siempre autodestruyéndose, corriendo detrás de las quimeras, a las que considera como una vida real. Este tipo de energía-pensamiento no conoce su verdadera realidad y siempre es encontrada en la realidad densa, primaria y de difícil acceso, como la de ustedes.

5. ¿Se refieren a nosotros, los del planeta Tierra?

Ustedes se encuentran en la realidad densificada y de fantasía. Escaparon de la petrificación y de la solidificación. Por eso trabajamos tanto con ustedes: porque están saliendo lentamente de los pensamientos densos. Sus neuronas se están sofisticando debido a la gran concentración de elementos nuevos que fluctúan en su atmósfera; elementos que las otras dimensiones mandan para ayudarlos. Muchos de ustedes ya despertaron de la fantasía y de la densidad: están comprendiendo las directrices del universo y la razón por la cual fueron creados.

6. ¿Cuál es la verdadera realidad?

Los seres-pensamientos no fueron creados para la contemplación ni para la realización personal o individual. Nosotros formamos un todo y debemos trabajar en conjunto, para nuestra propia existencia y vida. Cuando decimos vida, nos referimos a una visión auténtica de este todo. Vivimos y existimos para una mente; ella nos creó y nosotros la mantenemos viva. Es nuestro hogar, somos neuronas; no podemos negarlo ni dejar de reconocerlo. Querer realizar otros menesteres no es nuestra responsabilidad. Nuestro trabajo consiste en mantener esta menteo sea, a nosotros mismosen perfecta condición y desarrollo. Esto debe ser hecho con la mayor convicción, puesto que es nuestra única realidad, no tenemos otra. Querer realizar otros trabajos significa penetrar en otros grados y planos. Uno de ellos podría ser la fantasía, y si nos perdemos en ella, entonces entraríamos de lleno en los grados de locura y de irrealidad.

¿No es el mayor entendimiento que podamos tener el comprender que, si no realizamos nuestro trabajo lo mejor que podamos, podríamos destruir nuestra propia existencia y conciencia, y que consecuentemente nos convertiríamos en nada? Tenemos que entender que mantener a la mente universal y ser ella misma es luchar por nuestra supervivencia.

7. ¿Cuál es la espiritualidad de todo este proceso?

Mantener la existencia en forma positiva significa tenerla en buenas condiciones, sana, activa, dinámica, renovada y llena de conocimiento, entendimiento y amor, porque al hacerlo, nos estaremos reflejando como un espejo con el creador. Esta es la verdad espiritual. No son ritos, oraciones, cánticos, ejercicios ni misticismo lo que los va a salvar: esas son expresiones que ustedes, humanos, necesitan para creer que están espiritualizando la dinámica activa.

Espiritualidad es conciencia de la obra, acción y pensamiento. Es el diario quehacer. Es elevar el voltaje energético que se apoya en secuencias correlativas del ser, convirtiéndose en parte del todo y para el todo.

8. ¿Cuáles son los elementos nuevos que nuestra atmósfera está captando de otras dimensiones?

Nosotros estuvimos siempre con ustedes, desde el principio de la creación y de la realidad consciente. Hemos acompañado su evolución y dependíamos de ella para llegar a comunicarnos. No pudimos hacerlo antes porque sus neuronas energéticas y filamentos aún no estaban preparados para el contacto. A través de la evolución y elevación energética cerebral, pudimos lograrlo. Los filamentos de la telepatía del lado derecho del cerebro nos han permitido llegar a ustedes para enviarles mucha información en todos los niveles del conocimiento universal. Solo así hemos podido elevarles el voltaje energético, y algún día nos vamos a unir por los cabezales, ahora lo estamos realizando a través de los terminales superiores que ustedes llaman espíritu.

Los elementos nuevos que están recibiendo son:

Conocimiento universal

Apertura de los cabezales a través del entendimiento universal

Elevación de la secuencia matemática (códigos nuevos y unión de filamentos cerebrales en forma individual y colectiva)

Alimentación energética adecuada para la depuración de los filamentos

Apertura del lado derecho del cerebro

Desligamiento de las necesidades primarias

Visión real y no virtual

Luz en sus mentes

Alimentación de nimeos grabados que se instalan en sus cerebros para efectuar la apertura de conciencias

9. ¿Cuáles son las directrices del universo?

Nosotros todos somos ideas y pensamientos. La memoria universal ha acumulado tanta información que no podríamos adquirirla de una sola vez: pasaremos la eternidad tratando de conocerla y entenderla. Cuando decimos que queremos comunicarnos con ustedes a través de los cabezales, es para darles la oportunidad de entrar a la sabiduría universal, y cuando eso suceda, podrán conocer las directrices del universo. Son infinitas normas y claves establecidas en el universo, que se basan en el orden y serán ejecutadas por el conocimiento y el entendimiento universal. Cada dimensión posee sus propias directrices, y estas se ligan unas con otras por medio de ellas. Son códigos numerales con marcas genéticas que se encajan en la membrana universal. Esta los estudia, los absorbe y los une en otros códigos, y ellos en otros, infinitamente. Es un proceso matemático de modulación que, al final, se convierte en un contenido de información y significado, y son distribuidos en orden y para lo que fueron creados. Es una información clasificada: es el ADN del universo.

Extraído del libro “EL SER UNO (I)”


0 Conciencias Opinan:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

enlaces patrocinados

Todos los Artículos...

Entradas mas vistas de la Semana

Las 10 Entradas más leidas del blog

¡¡ Ahora ya puedes leerlo gratis en tu dispositivo móvil !!

Book Trailer "el secreto de tiamat"