“No vayas detrás de mí, tal vez yo no sepa liderar. No vayas delante, tal vez yo no quiera seguirte. Ve a mi lado para poder caminar juntos.”
Proverbio Ute

La Expansión de la Conciencia



Somos dueños de nuestro destino. La creación que percibimos a nuestro alrededor es nuestra obra, bien es cierto que imperfecta aún debido a que estamos trabajando con energías cuyo control no es completo. Lo importante no es en sí alcanzar la perfección, sino el amor y la voluntad que ponemos en nuestra labor del día a día



Es más que evidente que la dualidad en la que estamos inmersos forma parte de un proceso de “autoconocimiento divino” y no la consecuencia de algún castigo por parte de un dios ajeno y tirano. La expansión de la conciencia es un proceso sin fin ni principio de inspiración y expiración, el latido de la Vida nunca deja de existir.
Estamos entrando en un momento crucial en nuestras vidas. El ser conscientes del sentido profundo de nuestra dualidad, su razón de ser, nos está abriendo una puerta hasta ahora ni siquiera imaginada. Cuando en la espiral de la Vida unificamos nuestra personalidad, nuestro ego con su protector, el alma, trabajamos en dos mundos, dos realidades, de forma unificada. El ego ya no es obstáculo, sino el ejecutor de las energías que el alma recibe, pero… ¿de quién?, ¿de dónde?
La palabra “Espíritu” deja de ser simplemente un concepto abstracto para quien fusiona ego y alma, o en otras palabras: ya no hay dos voluntades sino una sola. Y, Espíritu y Voluntad son inseparables e indivisibles. La Triada, –Ego, Alma, Espíritu–, empieza a tener sentido para la mente y el corazón del que anhela ascender y elevar junto a él a sus congéneres a un reino de Paz y Amor. Cuando la Voluntad, el Espíritu –el fruto del fuego que no quema, sino que purifica–, se ha elevado a través de los diferentes chakras conectando la Tierra con el Cielo y permitiendo que la energía de la Vida circule libremente, tanto en sentido descendente como ascendente, nos hemos convertido por derecho propio en Creadores; en el Padre que, tanto y tan poco comprendido, nos habló Cristo.
A partir de dicho descubrimiento nuestra conciencia, nuestro ser, se siente identificado con el cosmos actuando, aquí y ahora, como el labrador que trabaja la tierra sabiendo que la cosecha ya ES. Somos dueños de nuestro destino. La creación que percibimos a nuestro alrededor es nuestra obra, bien es cierto que imperfecta aún debido a que estamos trabajando con energías cuyo control no es completo. Lo importante no es en sí alcanzar la perfección, sino el amor y la voluntad que ponemos en nuestra labor del día a día; pues la Vida es gozo, la complacencia del que ya nada ansía para sí; la simplicidad de quien se sabe alumno perpetuo en la escuela de la Vida.


Hasta alcanzar la cima de la más alta montaña de este mundo, nuestra voluntad se somete a diferentes retos a lo largo del peregrinaje. Antes de la más alta cumbre –chakra–, seis hemos de coronar. En nuestra ascensión a través de cada chakra, centro de energía, receptáculo de nuestro cuerpo, se convierten éstos en nuestros maestros, trabajamos en ellos como estudiantes manipulando la Luz en sus diversas cualidades. Aprendemos su esencia, exploramos el mundo que se crea en ellos, disfrutamos creando vida, ésta cada vez más diversa.
Encarnación tras encarnación nos planteamos nuevos desafíos y también si así lo deseamos, fruto de nuestra voluntad y de la atracción que la materia, energía, ejerce sobre nosotros incluso creernos que ya lo sabemos todo e instalarnos en la comodidad y la autocomplacencia; nos convertimos de este modo en pasivos estudiantes, olvidándonos de nuestros objetivos; el gozo de la vida acaba dando paso a la dependencia de la materia, energía, que trabajamos, reteniéndonos y paralizándonos. La energía en cualquiera de sus aspectos está siempre en movimiento, si intentamos quedárnosla, poseerla, nos adentramos en un mundo donde el miedo acaba reinando, pues acabamos pensando que otros nos la quieren quitar. Creamos barreras, muros. El gozo se convierte en sufrimiento, muerte, destrucción.


Nos hemos convertido en seres insatisfechos debido a nuestra actitud temerosa y egocéntrica, lógica consecuencia de nuestra libertad de elección. Buscamos paraísos perdidos donde nunca los encontraremos. Nos hemos enraizado en determinados chakras, estadios de conciencia, creando un mundo ilusorio, dejando que el poder de la materia se convierta en nuestro amo. Es hora de cambiarlo. La materia es nuestra compañera de viaje, el libro en el que estudiamos y escribimos en sus páginas en blanco.
La libertad está a nuestro alcance, en estas palabras: “Yo recuerdo”. No hay que tener miedo a equivocarse al manejar con nuestras propias manos las energías del cosmos, están en nosotros porque así lo hemos decidido y somos capaces de construir con ellas un mundo fluido de Paz y Amor. El secreto, si es que lo hay, está en tu voluntad, en acordarse, en ser consciente que tú, que todos, somos Dios, el Creador, el Maestro. Y a partir de esta toma de conciencia ponernos a trabajar para traer a esta realidad (chakra) el mundo nuevo que hemos visionado en nuestros mejores sueños, porque nunca hemos dejado de soñar, de idear, en definitiva… de Amar.

Ángel Khulman

7 Conciencias Opinan:

Anónimo dijo...

Respeto "los bienes privados", "las leyes"..

Me parece sumamente mediocre esa parte, comparado con el supuesto propósito que tiene el blog...

Respeto a las leyes?????? de que leyes estás hablando? esto me parece una burla.

Jorge1270 dijo...

Hola anónimo, supongo que te refieres al texto introductorio que tengo puesto en la ventana de los comentarios. Si el respeto te parece una burla, creo que te estás equivocando de blog.

Mientras estemos inmersos en este viejo paradigma estamos obligados a respetar todo lo que hayamos creado dentro de él, incluso los “bienes privados” y las “leyes”. Solo así podremos estar preparados para construir los cimientos de un nuevo paradigma, donde los bienes sean para todos por igual y las leyes no sean otras que las universales. Pero para eso hay que comenzar por respetar el trabajo de los demás.

Gracias por tu comentario y un abrazo

Idania dijo...

Gracias Ángel por tus palabras,
Tú al igual que Jorge siempre me inspiran y hacen sentir bien :)

Un abrazo fuerte a los dos.
Bendiciones

Anónimo dijo...

Si, estás en lo cierto. Respeto es amor.
Me sulfuré un poco porque esa oración, en la parte de "leyes, bienes publicos" me hizo acordar a lo que te enseñan y repiten constantemente en el colegio, pero no lo hacen en forma de crítica y mente abierta, sino entregándote y obedeciendo totalmente.

Saludos y disculpá, fuí un poco grosero.

Jorge1270 dijo...

No te preocupes anónimo, tú comentario me hizo modificar el texto para los tiempos que corren actualmente. También creo que hay leyes que no la han hecho por el pueblo y para el pueblo. De manera que he modificado el texto para que no haya futuras malinterpretaciones.

Gracias por tu aportación y un fuerte abrazo

Un abrazo también para ti amiga Idania

MAIA dijo...

Que forma más bonita de decir que estamos en la recta final de encontrarnos con algo nuevo en lo que llevamos trabajando años incluso milenios, haciendo fina la línea entre ser y SER. Y cuando descubramos que SER es AMOR incondicional a todo y a todos, nos habremos reencontrado con lo más hermoso de lo que somos y qué somos?

Pues eso ¡¡¡¡creadores de sueños!!!!.

Ángel khulman dijo...

Reconocer nuestras imperfecciones, nos convierte en seres perfectos; nos acerca al otro mirándonos , por fin, con una mirada que es la expresión del alma.
Gracias por ser y compartir... Anónimo, Idania, Maia, Jorge...

Un fraternal abrazo

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

enlaces patrocinados

Todos los Artículos...

Entradas mas vistas de la Semana

Las 10 Entradas más leidas del blog

¡¡ Ahora ya puedes leerlo gratis en tu dispositivo móvil !!