“No vayas detrás de mí, tal vez yo no sepa liderar. No vayas delante, tal vez yo no quiera seguirte. Ve a mi lado para poder caminar juntos.”
Proverbio Ute

El parto cósmico



Nos encontramos en la antesala de un evento de proporciones Galácticas que solo sucede cada 25,625 años en este Sector de la Via Láctea.  Es por eso que decidimos estar aquí en este preciso momento de la historia Cósmica.  Decidimos estar aqui para auxiliar con nuestra Luz en el desarrollo del parto que nuestra Madre Tierra esta llevando a cabo, pues tú eres el experto en Partos Cósmicos.

Tendremos la oportunidad de experimentar, concientemente, un evento extraordinario como lo es nuestro propio nacimiento hacia una Dimensión de Consciencia más elevada que nos permitirá salir del Útero de nuestra Madre para incorporarnos a una nueva realidad, ahora, dentro del Útero de la que se convertirá en nuestra Nueva Madre "La Galaxia" y de esta forma continuar naciendo sucesivamente expandiendo a la vez este Bello Universo. Nos iremos transformando paso a paso desde la Materia hasta la Luz, nuestra esencia original.

Cada uno de nosotros tenemos una Misión que nos trajo a este Hermoso Planeta y que vamos a ir descubriendo individualmente para que en conjunto logremos cumplir con la Misión Colectiva que nos propusimos antes de venir aqui.  En la medida que nuestra Consciencia se expande iniciamos el recuerdo de esa Misión que fue "Traer la Luz y el Amor a esta parte del Universo e integrarnos plenamente conscientes de nuestro origen con nuestras Familias de Luz dentro de la Galaxia".
No venimos a acumular riquezas ni a apoderarnos y explotar el cuerpo de Nuestra Madre quien nos ha concebido en su bello vientre, sino a experimentar emociones que han enriquecido nuestras Almas y que nos han permitido el bello regalo de retornar a nuestro estado original "La Inocencia", La Consciencia Pura, La Consciencia Cósmica convertida en hombre, "El Cristo".
"El que no se haga como niño no entrará en el reino de los Cielos".
Volver a nuestro estado de inocencia es volver al estado de ese niño que siempre hemos sido y que no juzga, que no es orgulloso, que no segrega, que no se ofende, que no conoce el rencor, que es feliz en todo momento, que todo lo comparte, que ama sin condiciones, que se sorprende de todo lo que ve, que quiere ser como sus padres, que se siente poderoso, que sueña que vuela, que rie, que llora, que juega a ser un súper héroe, que habla y juega consigo mismo, que vive solo en el momento presente, que no tiene pasado ni futuro, que tiene un amigo interno y que no teme a la muerte porque ese concepto no existe para él.  Este es el estado de inocencia que no conoce la Mente Egoica, este es el estado de inocencia al que habremos de retornar mediante un trabajo, consciente e individual, de lucha interna donde identificamos a nuestro principal enemigo como "Nosotros Mismos".  Un campo de batalla donde no existen más oponentes que "Yo".
Es dentro de nosotros donde se habrá de librar la última y más feroz de las batallas contra la Mente Egoica que se ha apoderado de nuestro territorio interior.  La batalla no es contra nuestro Padres, Hermanos, Parejas, Socios, Amigos o Abogados en el exterior sino al interior de nosotros.  Una vez que logremos identificar al verdadero enemigo, muy pronto se convertirá en nuestro mejor aliado.
Ha llegado el desprendimiento del cordón umbilical que me ha mantenido atado a este mundo material y el cual, he de reconocer, me ha proporcionado el alimento sagrado de las emociones para que yo pudiera llegar a desarrollar la Consciencia Cósmica que ha iniciado a manifestarse dentro de mi.
Mi resurrección ha llegado junto con las contracciones de mi Madre que llegan con la Energía del Amor desde el Sol Central de la Galaxia y que marcan el final de mi tiempo de gestación y el principio de mi nacimiento como un Ser Cósmico que inicia su desarrollo en una nueva Dimensión de Consciencia.  Muero en la Tercer y Cuarta Dimensión y resucito en la Quinta Dimensión de Consciencia, "La Consciencia del Cristo".
¡Corta pues el Cordon Umbilical del Mundo Material y el Cristo en Ti Nacerá para elevarte al Reino de los Cielos, Tu Consciencia!.  Tu eres tu propio Partero...El Bebé ya esta asomando su Cabeza.
Ricardo González



María



2 Conciencias Opinan:

Rocío dijo...

Hermoso escrito!

La clave de nuestra ascensión está precisamente en descubrir ese "niño" que está dentro nuestro y que es lo que en Escencia en Verdad Somos....ese Espíritu Puro o Natural.

Gracias Maia María y Jorge por compartirlo con nosotros.

Un abrazo a ambos.

Su hermana Rocío

Anónimo dijo...

Hermoso :)



Guille

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

enlaces patrocinados

Todos los Artículos...

Entradas mas vistas de la Semana

Las 10 Entradas más leidas del blog

¡¡ Ahora ya puedes leerlo gratis en tu dispositivo móvil !!