“No vayas detrás de mí, tal vez yo no sepa liderar. No vayas delante, tal vez yo no quiera seguirte. Ve a mi lado para poder caminar juntos.”
Proverbio Ute

De Regreso a la Armonía



Un día nuestra sociedad empezó a repetir que la vida es una especie de competencia en la que el ganador se lo lleva todo, que hay ganadores y perdedores, superiores e inferiores, mejores y peores. ¿Esta forma de ver la vida nos está acercando a la felicidad? ¿Nos estamos sintiendo importantes? ¿Nos estamos acercando a la armonía? Parece que la respuesta es no.

Podemos tener más y, sin embargo, sentirnos más desdichados y enfermos. ¿Por qué hay cada vez más enfermedades y medicamentos? ¿Por qué la tecnología no ha podido suplir nuestras carencias? Al parecer tenemos de todo para disfrutar, pero no disfrutamos.

¿En qué momento el temor fue desplazando al amor? ¿Por qué dejamos de usar nuestro corazón y comenzamos a funcionar casi exclusivamente con nuestra cabeza? Dicho más directamente, ¿cuándo perdimos nuestra armonía?

Quisimos entender la constante búsqueda de felicidad como meta del ser humano y la poca conciencia que tiene a su vez de su responsabilidad respecto de lo que hace o no hace. Quisimos entender esa compulsiva necesidad tan presente en la actualidad, de lograr resultados sin procesos y sin esfuerzos. ¿A dónde nos está llevando esa búsqueda de la receta mágica de la felicidad? Parece que a cualquier lado, menos a la felicidad.

Nos hemos negado a la posibilidad de equivocarnos y nos quedamos frustrados cuando no logramos los resultados que queremos, por eso no volvemos a hacer nuevos intentos. ¿No será que estamos pagando el precio de usar solo la cabeza y no escuchar al corazón?

Los pueblos aborígenes lograban vivir en armonía entre ellos y con su entorno. Escuchaban a la naturaleza cuando les decía que había momentos para hacer, momentos para esperar, momentos para observar. La definición de los roles de cada uno de los integrantes de la tribu estaba de acuerdo al proyecto que querían alcanzar en conjunto.

Acercarse a la armonía es impregnarse de la sabiduría, experiencia y enseñanzas de los ancianos, tener la capacidad de escuchar, sentir y respetar la jerarquía, dar la importancia al color, a la música, a la belleza y a la simpleza. Entonces, cada persona pasa a ser importante por lo que hace y por la forma en que sus acciones influyen en los demás.

Es una invitación a tomar conciencia, reflexionar y proponer cambios para recuperar nuestra armonía y la de nuestro entorno. Creemos que cualquier esfuerzo es poco, comparado con alcanzar una vida llena de luz, esperanza, respeto y felicidad, en donde no haya cabida para la soberbia ni el ego.

Ponte frente a un espejo y mírate a los ojos. Piensa en todo eso que te emociona; piensa si el trabajo al que te dedicas llena tu cuerpo de energía o solo es una condena que cumples cada día; piensa si la ciudad en la que vives es la que soñabas; piensa en los amigos que tienes, en tu tiempo libre, en todas las cosas que conforman tu día a día y decide si todo eso es lo que satisface tu corazón. Si la respuesta es que estás viviendo una vida prestada, no lo pienses más y decide cambiar.

Tienes que escoger muy bien las nuevas semillas que quieres sembrar; piensa qué tipo de vida te gustaría vivir, con quién quieres compartirla, dónde te gustaría vivir, qué harías en tu tiempo libre, qué amigos te gustaría tener. En fin, busca y ordena tu plan de vida, ponte en acción de manera inmediata porque no tienes tiempo que perder. Define con precisión lo que deseas y necesitas para lograrlo, ponte a caminar hoy mismo y hazlo con pasión.

Recuerda que sin pasión la vida no vale nada; encamínate hacia una vida llena de energía que te permita perseguir tus sueños más profundos.

Vivir con pasión es el compromiso más sagrado que tenemos con nuestra esencia; estamos obligados a defender y cumplir con este deber. La pasión se vive, se respira, se siente, se transpira, sale por los poros e impregna todas nuestras acciones y así se va llenando el estanque de nuestra vida. Nuestra obligación es cuidar esa llama.

Todos tenemos la opción de vivir nuestra vida con convicción, de manera de irradiar una sensación de plenitud que se puede contagiar, y en donde nuestros sentidos se conecten con nuestro entorno para hacernos seres en paz con nuestra esencia interior. Tal vez, desde esa tranquilidad podamos disfrutar con los detalles más simples. “Un pintor es aquel que pinta lo que vende; un artista es aquel que vende lo que pinta”; la vida siempre nos conducirá de una u otra manera a realizar nuestra elección de vida más importante: ser un pintor o ser un artista.


De regreso a la armonía.
Editorial MN. 228 páginas

La armonía es el opuesto al caos, a la falta de aceptación y respeto. Para nosotros, la armonía es la belleza de las cosas simples. Permite que cada persona identifique su lugar en el mundo, valorando las diferencias. Este libro busca ayudar a madres, padres, hijos, hijas, educadores y especialistas a entender al ser humano desde lo simple (Sylvia Lanfgord y Pablo opazo)
_____________
Introducción de Regreso a la armonía. MN



Sylvia Langford es una psicóloga británica no tradicional que llegó a Chile hace 20 años. ha desarrollado material de apoyo para tratamiento de niños con déficit atencional y para adultos con discapacidad intelectual y psiquiátrica. Pablo Opazo, aporta con sus conocimientos de ingeniería, nutrición cerebral y sanación a partir de los centros energéticos de nuestro cuerpo. En conjunto, ambos desarrollan el Método Langford.

mundonuevo.cl

0 Conciencias Opinan:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

enlaces patrocinados

Todos los Artículos...

Entradas mas vistas de la Semana

Las 10 Entradas más leidas del blog

¡¡ Ahora ya puedes leerlo gratis en tu dispositivo móvil !!