“No vayas detrás de mí, tal vez yo no sepa liderar. No vayas delante, tal vez yo no quiera seguirte. Ve a mi lado para poder caminar juntos.”
Proverbio Ute

¿Qué Me Está Pasando Doctor?


Alégrate ya que el dolor solo es la sensación previa a la libertad.
Por Fran Gutiérrez

Estimado papa, como cada semana te escribo esta carta, en la que tengo que contarte algo que verdaderamente te va a sorprender. Ya te he contado desde hace semanas que me siento mal. No te vas a creer lo que me ha pasado.

El otro día, acudí a urgencias de un hospital. Con la esperanza puesta en una luz de ilusión, de que habría un medicamento que me aliviara un dolor desgarrador que hacía varios meses que sentía.

Después de casi ocho horas marcadas por el desesperante ritmo de una sala de espera, en las que mi sentimiento de malestar aumentaba, finalmente me atendieron unos doctores muy amables, que me miraban como asombrados. Después de escuchar atentamente mi sintomatología, no dudaron en someterme a pruebas diagnósticas.

Estuve toda la noche en una dura camilla, que me dejo la espalda contracturada y dolorida. Y fui sometido a muchas pruebas médicas.

Por la mañana el equipo médico me dijo que estaba completamente sano a nivel físico. Que mi sintomatología era debida al estrés, y las preocupaciones de la vida diaria.

Me prescribieron unos medicamentos para calmar mi malestar. Y me dijeron que debía tranquilizarme y tener paciencia.

Por recomendación de un conocido, acudí a un terapeuta emocional con la ilusión de encontrar alivio a mi dolor.

Aquel hombre me invito a tumbarme en una camilla, me pregunto que donde sentía el dolor y tras el ritmo aterrador del dolor, me guio mediante sugestiones para que me disociara de mí mismo, y me invitó a que me viera con los ojos de otra persona como un mero observador de mí mismo.

De repente tuve la visión de aquel vacío y el malestar que resonaba desde mi corazón a mi mente que me provocaba un sentimiento de miedo, y de tensión que me mantenía en alerta permanente. La oscuridad de aquel vacío me inundaba la mente y me hacía sentir emociones muy dolorosas. El motivo del dolor que sentía era haber perdido la confianza. Si la confianza en el “estado de Bienestar”, en la política y los políticos, esos señores que en su día me inundaron de emociones y de ilusión, en la visión de una democracia, que me hacía resonar la melodía de la libertad y la prosperidad, en los tiempos que empezaba a ejercer mi derecho a voto.

Me siento decepcionado, al mirar a mí alrededor y ver un país al compás del ritmo de una melodía marcada por compases de sentimientos separatistas tras ideologías y nacionalismos. Personas ciegas de codicia, interpretando la serenata de un poder, ejerciendo en beneficio propio, y para el de sus amigos y colegas y familiares.

Los cantos de sirena de la banca, que bajo el tono y ritmo de la especulación crearon la canción triste de un desahuciado.

Resuena en mi mente, el desgarrador e inquietante sonido del llanto de mis semejantes, cuando ven que todo por lo que han luchado, se esfuma tras una sentencia de embargo y solo les queda el sentimiento de la pérdida, con la imagen creada tras la pregunta:

¿Qué va a pasar con mi vida?

Y entonces con la sensación de humedad en mis mejillas, y la huella de mis lágrimas en mi rostro dejándome un sabor salado en mis labios. Después de haber exteriorizado ese sentimiento de malestar, le dije así al terapeuta:

Sabe usted señor, como me siento. Me siento vacío, desolado, sin confianza, roto, asustado, temeroso. Y esos medicamentos por los que ahora tengo que repagar más dinero no me calman.

El terapeuta me miro a los ojos y ciertamente me dijo:

Eso que tu estas sintiendo, no es más que la imposibilidad de la visión de un futuro, es la impotencia de sentir que eres utilizado para el lucro de unos señores, que en la visión de materializar sus sueños, no les inquieta el mas mínimo sentimiento de compasión, a la hora de tomar decisiones, que solo resuenan a su favor, y tristemente no son conscientes de que perjudican al que alimenta y mantiene este sistema. Aunque eso en si es lo más positivo, ya que el dolor nos hará libres.

Ese sentimiento se está convirtiendo en una melodía, que marca un nuevo ritmo en los corazones de los seres humanos. Un tiempo y un compás que está haciendo temblar los cimientos inestables de un “estado de bienestar”. Ya hay muchos a los que ese miedo, les marca el sentimiento de la rabia y la ira, que les hacía sentir dolor, y les empuja a organizar asambleas, en las que juntos ensayan los acordes de la melodía que liberará a los seres humanos de una esclavitud disfrazada, tras una luz que no alumbra, llamada mal democracia.

Es un mal común, el que sientes. Es una luz que está alumbrando los corazones de las personas. Y que les marca un sentimiento de dolor, que los hará libres. Y este sentimiento, junto con la luz del sentido común, y al ritmo de los acordes que se ensayan en las asambleas, y en miles de lugares donde las personas se comunican, y empiezan a despertar de un trance hipnótico, gracias al dolor que como tu están sintiendo.

Es hora de cambiar el ritmo cadente de la melodía hipnótica del estado de bienestar, por una ópera prima creada tras la emoción que liberará la pérdida del miedo. Y esa luz de libertad, nos empuja emprender acciones nuevas acorde con los tiempos, y olvidar todo lo anterior. Es hora de dejar de pensar con la cabeza y sentir con el corazón que empieza a latir al ritmo de la visión de un futuro marcado por el presente de los corazones en sintonía de la clave armónica del amor.

De jerarquizar y cambiar los valores que mueven nuestras conciencias.

“Que el cambio que quieras en el mundo empiece por ti”.

Así que desde ti mismo, desde tu hogar. Muéstrate solidario, ayuda en lo que puedas y sin interés a los demás y entre todos con la visión de crear una realidad mejor. Dejando atrás el sonido de la competición que nos marca la lucha y el sacrificio para empezar a fluir con la visión de la vida que late en nuestro interior.

La visión de la sociedad nueva, que ha de ser movida por el ritmo de unos corazones, que nos permitan ver que en el otro también estoy yo. Que todos somos lo mismo.

La vida es música, y debemos afinar nuestro corazón con la melodía de la vida. Trabajar localmente, para influir globalmente.

En nuestro interior esta la solución. Y en nuestro corazón marca el ritmo de la solución a la crisis. Escucha a tu dolor, y veras que te está marcado el sentimiento de la búsqueda de la libertad.

“Y es normal que esas pastillas y medicamentos no te calmen el dolor. Alégrate ya que el dolor solo es la sensación previa a la libertad.”

Con estas palabras aquel terapeuta concluyo la sesión. Desde ese día me dejo guiar por el dolor que me marca claramente que estoy fuera de mi camino. Cuando lo siento automáticamente recuerdo que estoy fuera de mi camino, empiezo a sentir a mi corazón, y como de manera mágica, el dolor se va, y me siento libre.

Así querido papa, me despido de ti, aliviado de la angustia, y con la fe puesta en un pronto despertar del trance hipnótico. Que ciegos estábamos cuando allá a finales de los 70 cantábamos aquello de “libertad, libertad, chiquilla libertad”, y sin darnos cuenta esa libertad la perdimos al abdicar el poder y nuestras vidas a una falsa democracia que nos sugestionó a un profundo trance del que empezamos a despertar.

Espero que estés bien en el cielo. Tu hijo que no te olvida.

Agradecimientos a Fran Gutiérrez.
Autor del libro “Y entonces me levanté”

6 Conciencias Opinan:

ariel dijo...

Simplemente Genial.. yo estoy pasando por todo lo que el dice..

Anónimo dijo...

Alégrate estás mutando.

Unknown dijo...

Hermoso!!! yo pasé por eso ya hace mucho!!!! gracias a no sé quien, digamos a la conciencia que siempre me guió, puedo dilucidar mejor mi camino. Y te digo que estoy feliz, por estos tiempos!, donde hay cada vez más ser que se está haciendo cociente.

Sr. Viveros dijo...

Tomo este Mensaje con mucha Humildad...


www.ghostchange.blogspot.com

Gustavo Löbig dijo...

Es cierto que el cambio vivido con resistencia provoca dolor, pero se puede también aprender desde el disfrute. Sólo que estamos alienados por la civilización y por intereses ajenos a vivir y aprender desde el sufrimiento. Les invito a leer sobre temas afinmes a estos y aportar sus valiosos comentarios en un blog abierto al progreso común: http://lobigus.blogspot.com/

Noodels dijo...

Tu eres el sistema... Tu eres los políticos también...
Tu eres el que genera su propia visión de aquello que crea...
Eres lo de dentro y lo de fuera. Lo de fuera está porque sale de dentro, y éste retroalimenta el sistema regresando a su origen a través de la percepción sensorial...
Si hay dolor dentro, hay dolor fuera y viceversa.

Despierta y déjame despertar contigo.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

enlaces patrocinados

Todos los Artículos...

Entradas mas vistas de la Semana

Las 10 Entradas más leidas del blog

¡¡ Ahora ya puedes leerlo gratis en tu dispositivo móvil !!