“No vayas detrás de mí, tal vez yo no sepa liderar. No vayas delante, tal vez yo no quiera seguirte. Ve a mi lado para poder caminar juntos.”
Proverbio Ute

Llegó la Hora de Hacer Nuestro Mejor Esfuerzo…

La imagen es de Václav Mach

Una de las ideas que normalmente trato de compartir es que la vida es casi siempre muy simple y fácil de disfrutar. Y cuando no podemos verla así en general es porque nos concentramos en ciertos aspectos negativos de lo que sucede a nuestro alrededor y condicionamos nuestro bienestar a la solución de una interminable lista de problemas.

También muchas veces propongo recordar que estamos en manos de un Poder Superior, al que siempre podemos recurrir cuando no nos sentimos bien o si necesitamos algo que no podemos conseguir con nuestro propio esfuerzo individual. En realidad somos parte de ese Poder Superior, y podemos volver a conectarnos con esa Fuente a través de cualquier actividad que expanda nuestra conciencia, como la oración, la práctica de la meditación o la apreciación deliberada de cada cosa buena que nos rodea aquí y ahora.

Aquietar nuestra mente y experimentar gratitud serían entonces las claves olvidadas para recuperar ese bienestar que tanto anhelamos. Qué idea tan simple y poderosa…

Seguramente repito tanto este mensaje porque es el que yo mismo estoy tratando de aprender… Quisiera ser cada día como el protagonista de este breve vídeo, que comprende que algo no va bien en su realidad, que decide liberarse de la pesada carga que lo limita y que tiene el coraje de elevarse siempre, confiando en su intuición.

Cortometraje “El hombre que vio un bote”, de Henrique Barone.

Porque aunque comprendamos que la vida es simple y fácil de disfrutar y que podemos convocar a ese Poder Superior, del que formamos parte, para crear conscientemente la realidad que deseamos, de todas maneras tenemos que tomar la decisión de hacerlo de una buena vez, debemos esforzarnos para sostener e incrementar nuestro nivel de consciencia. Porque si no hacemos nuestro mejor esfuerzo podemos seguir olvidando nuestra misión y actuando indefinidamente de manera mecánica, como nos sucede habitualmente cuando nos identificamos con nuestro ego y vivimos de acuerdo a sus creencias limitantes.

Para ser felices tenemos que esforzarnos y debemos ser disciplinados… aunque esta idea parezca contradecir a casi todos los artículos de este blog!

Cortometraje “El huevo o la gallina”, de Christine Kim y Elaine Wu.

Aquí otros ejemplos de lo bueno que puede ser el autocontrol y la disciplina para evitar caer en los viejos hábitos negativos que no conducen a nada bueno:

La imagen es de Tiago Hoisel

Vivir en la “Matrix”

Pareciera que una parte de nuestra mente no quisiera nuestra evolución y que prefiriera que no desarrolláramos al máximo nuestro potencial.

Esto no parece tan extraño si pensamos que cada mañana, cuando escuchamos el despertador, también hay una parte nuestra que preferiría poder seguir durmiendo indefinidamente, que trata de retenernos en el sueño aunque la vida real no se desarrolle precisamente allí.

Es que la parte de nuestra mente (el ego) que se resiste siempre a nuestro “despertar espiritual”, perdería entonces el control que ejerce actualmente sobre nuestros pensamientos, emociones y acciones.

La situación podría resumirse así: una parte anticuada y disfuncional de nuestro aparato psíquico tiene el control y hace, discretamente y casi sin que nos demos cuenta, todo lo que está a su alcance para conservar ese poder, aún a costa de nuestro bienestar. Y como la realidad exterior es una proyección de nuestro mundo interno, también podemos observar que los poderes económicos y políticos del mundo se esfuerzan por continuar dominándonos, cada vez de maneras más sutiles, aunque el resultado general sea siempre negativo para todos.

El éxito de una película como “Matrix” tal vez se explique en parte porque se trata de una metáfora de nuestra propia experiencia: un mundo artificial donde las personas duermen y el mundo real en el que no todos quieren vivir.

El protagonista de “Matrix”, eligiendo entre despertar (con la píldora roja) o dormir indefinidamente.

Tips para despertar

Y por último un vídeo que tal vez explica por qué a veces es tan difícil dejar de actuar mecánicamente, pero que a la vez nos propone asumir la responsabilidad de despertar, de cambiar y de vivir plenamente.

Axel Piskulic

Julia Zenko, “Me enseñaron todo mal”.

amarseaunomismo.com

0 Conciencias Opinan:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails

enlaces patrocinados

Todos los Artículos...

Entradas mas vistas de la Semana

Las 10 Entradas más leidas del blog

¡¡ Ahora ya puedes leerlo gratis en tu dispositivo móvil !!