“No vayas detrás de mí, tal vez yo no sepa liderar. No vayas delante, tal vez yo no quiera seguirte. Ve a mi lado para poder caminar juntos.”
Proverbio Ute

Respetable Médico Practicó un Examen Físico a un Noble Hombre del Espacio

Doctor Leopoldo Díaz

Contactado Mexicano Dr. Leopoldo Díaz. Fue el Médico de mi familia en mi infancia y adolescencia. Gran Ser Humano y un Gran Amigo, el cual compartió con nosotros su servicio profesional, sus consejos leales y todo su maravilloso conocimiento basado en sus impresionantes experiencias. Como una manera de agradecerle y reconocerle su labor y esfuerzo, presento a continuación parte de una entrevista de Radio que le hicieron en San Antonio Texas, por su relevancia, por su seriedad y la importancia de su experiencia como contactado de Seres del Espacio, Hermanos Cósmicos. Cabe mencionar que esta vivencia que narra en la entrevista, no fue la única, el Dr. Leopoldo tuvo muchos avistamientos y no solo lo visitaron sino que también lo llevaron consigo en sus naves transmitiéndole gran conocimiento en cada ocasión.

Gracias hermano y amigo Dr. Leopoldo Díaz, estés donde estés mi agradecimiento, respeto y amor lleguen a ti.

Colaboradora de Preparémonos para el Cambio y autora de "Recuerdos de la Atlántida"


Extracto de la Entrevista:

“RESPETABLE MÉDICO PRACTICÓ UN EXAMEN FÍSICO A UN NOBLE HOMBRE DEL ESPACIO”

Michael Packer Report / WOAI RADIO/ San Antonio Texas/ 1978.

(La siguiente entrevista es una presentación patentada de la WOAI Radio. Un servicio de difusión de Clear Channel Incorporated, 1978, todos los derechos reservados.)

M.P. : Hola! Soy Michael Packer! Lunes, 17 de Abril de 1978. El San Antonio Express News reportó que un médico de Guadalajara afirmaba que un hombre de otro planeta lo había visitado en su consultorio pidiéndole que le hiciera un examen médico. En este artículo también se dijo que el nombre del Dr. ha sido mantenido en secreto mientras la investigación científica continúa en las Naciones Unidas. Aparentemente se está haciendo allí un estudio concienzudo en relación con este incidente.

Mediante la cooperación de Thomas Heiman, Associate Director of UFO Education Center en Valley Center, California, me fue posible localizar al médico que específicamente me dijo había ciertamente experimentado este “encuentro cercano”. 

T.H. : Lo primero que me gustaría decir es, éste es Thomas Heiman del UFO Education Center y es un placer estar hoy con usted Mr. Packer, para presentar a nuestro Director Internacional, Doctor en Medicina, con 23 años de práctica, un médico eminente de Guadalajara , México el Dr. Leopoldo Díaz. El Doctor Leopoldo Díaz es subdirector de uno de los más grandes hospitales de su tipo en México, el Hospital del Ferrocarril del Pacífico.

Es especialista en Pediatría y Anestesiología y como dije antes, ha practicado la medicina durante 23 años y es reconocido internacionalmente tanto como humanitario como médico. Tiene un gran interés en los programas humanitarios dentro del campo de la medicina, así como en todos los órdenes para el beneficio de todo el planeta.

Ha presentado un programa de acción social ante la Cámara de Diputados en México y recientemente ha tenido pláticas de alto nivel en las Naciones Unidas, siendo reconocido por su sinceridad y su eminencia. Es un placer poder presentar hoy al Dr. Leopoldo Díaz para que explique la notable y hermosa experiencia de haber estado en contacto recientemente con alguien, que de acuerdo a su práctica médica, su punto de vista, el examen físico practicado y la entrevista personal realizada…. no era de este planeta.

M.P. : Dr. Díaz, en sus propias palabras y en la secuencia en que los hechos ocurrieron, díganos lo que pueda recordar de lo que le sucedió en su consultorio en Guadalajara, el 28 de Octubre de 1976.

Dr.D. : Estaba despidiendo a uno de mis pacientes que estaba atendiendo cuando vi a un hombre sentado en la sala de espera, aparentemente leyendo una revista. Cuando el anterior paciente se fue, se paró e inmediatamente que lo vi me llamó mucho la atención ya que era muy bajo de estatura, como de 1 metro cincuenta cm. de alto y de aspecto bastante extraño. Su piel era muy blanca, casi como leche y desde luego que en ese momento me sentí muy impresionado al verlo. Al principio pensé que tal vez era algún extranjero, tal vez de España. Y le dije: -En que puedo servirlo?- E inmediatamente me contestó (lo hago notar aquí ahora), en perfecto Español, -vengo a recetarme, quiero que me haga un examen físico. Quiero que me cheque la presión arterial, el corazón, los pulmones, por que sepa usted que yo viajo mucho y cuando tengo oportunidad voy a ver al doctor para que me examine- .

-Muy bien- le dije -Pase usted. Siéntese–. Y se sentó delante de mí, en frente de mi escritorio. Entonces le pregunté: -Qué es lo que le pasa?, Tiene algún problema?– Y me dijo: -No, estoy bien, no siento nada, solo quiero que me examine lo que antes le dije -.

Pero me sentía muy sorprendido al verlo, era un hombre muy bien parecido, su voz era suave y pausada y un tanto aguda y tenía un aspecto bonachón. Muy amable, sonriendo continuamente, era esa clase de personas que inmediatamente uno les toma confianza. Le pregunté: -De donde es usted?-. Me contestó: -No tiene importancia de donde sea Dr. Ya que yo acostumbro viajar mucho, me gusta viajar por todas partes-.

Me di cuenta de otra cosa muy extraña, no tenía nada de vello en todo el cuerpo, solo había pelo en la cabeza y aún en ésta, solo había pelo en las regiones temporales y occipital pues era bastante calvo. Su cabello era negro y sus pestañas y cejas eran normales y también negras. Cuando me acerqué a él vi que sus ojos eran bastante grandes pero no anormales, de color muy difícil de describir; azules, muy oscuros casi violetas. Me sentí muy sorprendido de los grandes contrastes que había en este hombre a saber: Cabello negro, piel muy blanca, tan blanca que casi es imposible imaginar, solo viéndola. Y esa especie de ojos tan azules y tan grandes. En realidad una bella persona, físicamente bien formada como si fuera un hombre joven.

Cuando le estaba tomando la presión arterial le pregunté su edad, ya que es necesario saberla para poder apreciar si la presión arterial es normal o no, de acuerdo a la edad, y me contestó que tenía 85 años!. –Pero- le dije –eso es completamente imposible, no puede ser, usted parece ser muy joven-. Y les puedo asegurar que este hombre parecía tener no exactamente entre veinte y treinta años, sino más bien entre los cuarenta y cincuenta. Porque por la expresión de su cara parecía un hombre maduro, a pesar de que no tenía ninguna arruga en ella. La presión era normal 120 mm, max. 80 min., el corazón, los pulmones y todos los signos vitales eran normales.

M.P. : Doctor, ¿en que momento mientras lo estaba examinando, el hombre le reveló la verdadera razón por la cual él había ido a visitarlo?.

Dr.D. : Repentinamente me dijo: -Doctor, no he venido aquí con usted solamente a que me examine. Me gustaría hablar con usted acerca de algunas cosas que tengo que decirle y que es necesario que usted sepa-. Y entonces de repente me dijo: -Yo no soy de aquí-.

-Muchos de nosotros estamos aquí tratando de darles a ustedes algunos consejos, porque sabemos que están poniendo en peligro su civilización-.

Pero inmediatamente lo interrumpí y le dije: -Bueno, ¿pero de donde es usted?- y sin titubear me contestó: -Yo no soy de este planeta. Pero no se ponga nervioso por esto que le digo. Es necesario que ustedes sepan que muchos de nosotros estamos aquí viviendo normalmente entre ustedes y que estamos tratando de ayudarlos. Porque ustedes están causando tremendos problemas en su planeta!. Están muy cerca de autodestruirse. Están haciendo un mal uso de sus recursos energéticos y es necesario que aprendan a encontrar otra clase de recurso energético. Estamos tratando de darles esta información, porque están contaminando su atmósfera y no solo su planeta sino también el espacio exterior. Están muy próximos a ser destruidos, su civilización está en grave peligro. Es necesario que se esfuercen para cambiar radicalmente su manera de pensar-.

Yo estaba completamente azorado y sorprendido por lo que este hombre me estaba diciendo y me preguntaba por qué me lo decía a mí. Entonces le dije: -No comprendo por qué no van ustedes a decirle esto a algunos gobiernos, a algunos científicos, en lugar de estármelo diciendo a mí-. Y entonces me dijo: -Ya lo hemos hecho, ya le hemos hablado de esto a algunos gobernantes y también a algunos científicos, pero desgraciadamente muchos de ellos son muy pedantes y no quieren salirse de los moldes tradicionales que les dicta su ciencia o su entender. No quieren escuchar. No hacen caso, no quieren cambiar. Por eso es que estamos tratando de ayudarlos, pero siempre y cuando ustedes quieran recibir esa ayuda. No podemos obligarlos a que la acepten. Pero es necesario que estén conscientes acerca de esa grave situación por la que atraviesan-.

Y de nuevo volvió a insistir, -porque ustedes están muy cerca de su propia destrucción. Esta civilización que ahora han construido y que ustedes creen es la más elevada de todos los tiempos, no es lo que ustedes creen. Están muy cerca de destruirse ustedes mismos. Ustedes la van a destruir-.

Enseguida empezó a hablarme con un profundo conocimiento acerca de la vida, el Cosmos, el Ser Supremo, del cómo se originó el hombre, cual es el propósito de éste aquí en la Tierra y lo que es posible para tratar de igualar las condiciones humanas en todo el mundo. Me dijo: -Ahora ustedes están buscando un nuevo orden mundial. Para encontrarlo lo primero que deben hacer es tratar de saber lo que realmente ustedes son. Deben conocerse a ustedes mismos mejor, para obtener un mejor entendimiento del lugar que ocupan en el Cosmos. Ustedes se creen que son los únicos, pero cuán equivocados están. No son los únicos. Es necesario que reconozcan esto y es necesario también que no vivan separados o segregados, que no se discriminen unos a otros. Sus gobiernos deben tratar de igualar las condiciones de todos los seres humanos. No teniendo tantos países. No teniendo tantas divisiones. Deben ser una especie de “Ciudadano Planetario”. Deben pertenecer solo al planeta, no a un especial país en particular-.

Y de nuevo insistió: -Es necesario que encuentren otro recurso energético y con los adelantos técnicos y de conocimiento que ahora ustedes tienen, les será muy fácil el encontrarlo. Porque eso que ustedes llaman Electricidad es una Energía Eterna, totalmente gratuita y es posible encontrarla en todas partes. Les será posible obtener tremendas cantidades de energía, si aprenden la forma de disasociar o a desintegrar los electrones del átomo. Es en estos electrones donde ustedes pueden obtener esa energía gratuita que tanto están necesitando y que no produce ninguna contaminación ni efectos nocivos para los seres humanos. Esa es la energía que nosotros usamos para viajar en el espacio. Viajamos de acuerdo al uso de esa energía-.

Dr.D. : Bien, esto es algo de lo mucho que pudiera decir, pero no puedo extenderme mucho por la limitación del tiempo que tienen en la radio. Es necesario hablar más profundamente. Aquí solo estoy tratando de darles un vislumbre panorámico de lo que este hombre me dijo. Él profundizó demasiado en este conocimiento. Hay algo más que me dijo y creo que es interesante que lo escuchen: -Hay doce planetas en este Sistema Solar y ustedes solo conocen nueve-.

Me sentía en ese momento completamente aturdido. No podía hablar, solo escuchaba. Pero él, tal vez se dio cuenta de mi estado, porque me volvió a decir: -No se ponga nervioso. Fíjese en mi constitución física, usted es más fuerte que yo, es imposible que yo le pueda hacer algún daño. No estamos viniendo aquí para actuar con violencia. Queremos que sepan que no somos hostiles. Solo queremos ayudarlos y es necesario que usted de esta información a la mayor parte de la gente posible.

Ustedes se pueden preguntar –bueno, ¿cómo es posible que puedas estar tan seguro de que este hombre era de otro planeta?.

Bien, antes de que este hombre saliera del consultorio le insistí mucho en que me dijera exactamente de donde era. Y esto fue lo que me dijo: -Lo único que puedo decirle es que soy de más allá del Sol. No puedo decirle más-. Y continuó. –Voy a regresar pronto para darle más información acerca de esto-. En ese momento me dije, ya se va a ir, voy a seguirlo, voy a decirle a ver si no quiere que lo lleve en mi carro a algún sitio o a su casa, para así saber dónde vive y poder volver a hablar con él alguna otra vez y tener más información. Estaba pensando en eso cuando él se fue no sin antes decirme: -Hasta luego!-.

Cuando salió de mi consultorio, me tardé cinco o diez segundos recogiendo unos papeles y algo de dinero y yo también me fui tratando de seguirlo, pero cuando llegué a la puerta de la calle, lo busqué por todos lados y no lo pude ver más, como si hubiera desaparecido. Quiero hacerles notar que mi consultorio está en medio de la cuadra, que es bastante larga y se necesita bastante tiempo para llegar a una esquina o a la otra y no los cinco o diez segundos que yo me tardé en salir.

Aun cuando este ser no habló de ninguna religión en particular, dio a entender que cualquier ferviente creyente de cualquier religión, que la practique con sinceridad uniendo su conciencia a la Conciencia del Creador, está en la senda correcta.

M.P. : Dr. Díaz, tengo entendido que en las Naciones Unidas se está haciendo una investigación minuciosa de su experiencia, pero están ocultando algunos detalles al público mientras prosiguen con su estudio, según aparece en un artículo del San Antonio News con fecha de Abril 17 de 1978.

¿Usted cree que los gobiernos saben más de lo que están dispuestos a decir al público?.

Dr.D. : Estoy seguro que tienen más información, desde luego que saben más que yo. Pero no sé por qué no la dan a conocer al público.

M.P. : Bien. ¿Cuál diría usted que es el propósito de estas gentes que andan explorando en sus naves espaciales las diferentes partes de la Tierra? ¿Por qué se están presentando ahora?

Dr.D. : Están tratando de darse a conocer para que la gente sepa que están aquí. Pero quieren, como a mí me lo dijeron, hacernos entender que no debemos temerles. Vienen en plan de amistad. Están tratando de ayudarnos a mejorar todas las condiciones de esta civilización. Este es el propósito de esta gente. Pero repito, desean que no les tengamos miedo. Si ellos están viniendo en Plan pacífico, lo mejor que debemos hacer es darles la bienvenida.

All Rights Reserved
UFO Education Center
P:O: Box 55
Valley Center, CA. 92082


0 Conciencias Opinan:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails

enlaces patrocinados

Todos los Artículos...

Entradas mas vistas de la Semana

Las 10 Entradas más leidas del blog

¡¡ Ahora ya puedes leerlo gratis en tu dispositivo móvil !!