“No vayas detrás de mí, tal vez yo no sepa liderar. No vayas delante, tal vez yo no quiera seguirte. Ve a mi lado para poder caminar juntos.”
Proverbio Ute

¡Basta Ya al Miedo!


Vivimos en esa misma emoción permanentemente.
Miedo.
Miedo puro y duro.
Miedo por todo.
A veces lo queremos descafeinar y lo llamamos “preocupación”, “estrés”, “ansiedad”… Pero sólo tiene un nombre verdadero, dejemos de mentirnos: MIEDO.

Seguro que lo conoces bien. Ha sido un amigo tuyo desde que tienes uso de razón.

A unos los síntomas les comienzan en el estómago. Es desagradable. Esa sensación que te recorre el cuerpo como una corriente eléctrica y que hace que los músculos se te tensen. ¿A que lo reconoces?.

Miedo a todo: Al futuro, al qué dirán, a la confrontación, a la crisis, a la situación personal o familiar, al trabajo (a tenerlo o a perderlo); miedo al éxito, al fracaso, a no tener dinero y a tener demasiado… A todo, en todo momento y por todo.

Es hora de decir BASTA YA.

Ha llegado el momento de ser de otro modo, pensar de otra forma, vivir de manera diferente.

Ni un día más con miedo. Ni un día más a su lado, ni permitiéndole estar al nuestro.

Dejemos de alimentar con nuestra vida, con nuestra energía, todo aquello que nos atemoriza, que nos presiona o nos preocupa. Dejemos de regodearnos con lo que nos hace daño o nos sienta mal. Alejémonos de personas dañinas, pero sobre todo, dejemos marchar las más tóxicas de las sustancias: los pensamientos y las emociones destructivas.

No lo podrás hacer de golpe. Pero cada día lograrás una gran victoria si te vas a la cama habiendo tenido menos sensaciones destructivas que ayer. Un gran logro cada jornada que dejes de “bañarte” en una de esas sensaciones que te atemorizan.

Deja de identificarte con lo que dicen, cuando lo que digan sea dañino, destructivo o negativo. No te identifiques con lo que los medios de comunicación te pintan. Esa no es la vida. Esa es la vida que quieren que creas. Tú vida la delimitas tú. No le des a nadie la soberanía personal sobre tu existencia. Dios (le llames como le llames) no le dio tu vida a nadie más que a ti, para que fueras dueño de tu mente. Úsala. Piensa por ti mism@ o siempre habrá alguien deseando pensar por ti.

Vive en paz. Vive en calma. Busca tu propósito en la vida y vívela conforme a éste.

Lee más, pero lecturas constructivas, educativas, formativas, que te hagan ser mejor persona y con las que te sientas identificad@. Deja la basura fuera de tu mente, y que conste que hay mucha: Pensamientos basura, personas que vampirizan tu energía, emociones basura, noticias y medios basura… Déjalos fuera. Son tan tóxicos como estar cerca de una zona radiactiva. De hecho, es peor, porque todas esas cargas que entran en tu cabeza, te atacan desde dentro. Te consumen. Se nutren de ti, de la vida que te quitan.

Es hora de decir: BASTA YA. Como el más importante acto de soberanía personal que puedas decidir hoy.

Recuerda: Cada día un poco. Un poco más libre, un poco menos dependiente de tus emociones destructivas… Un poco más persona y menos zombie.

Saludos.

Escrito por Alquimista
TWITTER: @alquimistaverda


1 Conciencias Opinan:

Argentino32 dijo...

Hermana mia, lo que te pasa es perdiste la confianza. Confía en tí misma, y en Dios. Lo que pasa es porque tú quieres que pase. La conexión realmente existe, pero tu no quieres sentirla. Aunque suene raro, tú ignoras la conexión. Si realmente quieres volver a sentirla, desealo, pídelo con confianza y volverá.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

enlaces patrocinados

Todos los Artículos...

Entradas mas vistas de la Semana

Las 10 Entradas más leidas del blog

¡¡ Ahora ya puedes leerlo gratis en tu dispositivo móvil !!