“No vayas detrás de mí, tal vez yo no sepa liderar. No vayas delante, tal vez yo no quiera seguirte. Ve a mi lado para poder caminar juntos.”
Proverbio Ute

Psicópata versus Empático. La Guerra entre la Verdad y el Engaño


"El misterio supremo del despotismo, su propiedad y estancia, es mantener a los hombres en un estado de engaño, y ocultar el miedo por el que deben ser sostenidos en monitoreo, por lo que lucharán tanto por su servidumbre como por su salvación". Baruch Spinoza

¿Está usted luchando por su servidumbre como si fuera su salvación?

Entonces usted ha sido bien engañado. Usted ha sido una oveja comprometida. Sus pensamientos no son suyos propios. Sus acciones no son las suyas propias. Usted es en todas las formas un títere acondicionado que está bajo la ilusión de ser libre, y los psicópatas del mundo son sus titiriteros intransigentes. 

Las preguntas que debe preguntarse son las siguientes:
"¿Estoy dispuesto a hacer lo que se necesita para ser libre? ¿Estoy listo para la incomodidad de desengañarme a mí mismo? ¿Prefiero ser abofeteado por la verdad o besado con una mentira?
¿Estoy dispuesto a sacrificar mi cómoda mentira por la incómoda verdad? ¿Soy lo suficientemente fuerte como para caer de la "gracia" de mi delirio en el suelo duro e implacable de la verdad? Y sobre todo, ¿tengo el coraje de desobedecer?"

Para responder a estas preguntas de manera efectiva, de hecho con el fin de llegar a mejores preguntas, tenemos que ser capaces de transformar a nuestro aspirante a psicopatología en un valiente Empatólogo en el ahora.

El cáncer comienza con un grupo de células que fallan en comunicarse con la señal consciente del anfitrión. 

Estas células se vuelven competitivas en lugar de cooperativas. Cuando lo competitivo se vuelve primario y lo cooperativo secundario, entonces sabemos que hemos fracasado como especie.

En conjunto, entre todos los seres humanos, la vanidad conduce a la segregación y la competencia, la competencia conduce al miedo y a la avaricia, la codicia lleva a engaño y a la inmoralidad, y el engaño y la inmoralidad es el caldo de cultivo para la enfermedad de hacer la guerra unos con otros y nuestra tierra. 

Cada acto de odio y autodestrucción en nuestro mundo comienza con el auto-odio y la autodestrucción. Y todo comienza con una ruptura en la comunicación.

Hemos perdido la capacidad de comunicarnos unos con otros como seres humanos naturales. Hemos perdido la capacidad de comunicarnos con la naturaleza de una manera saludable. Estos actos inconscientes de desaprendizaje son sistémicos y transmitidos de generación insalubre a generación insalubre. 

Es hora de romper la cadena parroquial de nuestro anticuado sistema de valores. Es hora de des-jodernos a nosotros mismos de este insalubre e insostenible debacle.

Como R.D. Laing dijo,
"Estamos destruyéndonos a nosotros mismos de manera efectiva por violencia disfrazada de amor."

La forma más sencilla es ser el cambio que deseamos ver en el mundo para que podamos ser una fuerza de la naturaleza lo suficientemente potente como para cambiar también el mundo.

Sin embargo, otra forma es desengañarnos a nosotros mismos, y volvernos compasivos y empáticos a la difícil situación de otros, y esparcir trozos de verdad sobre el engaño masivo como semillas que eventualmente se convertirán en una fuerza a tener en cuenta. 

En su forma actual, la humanidad está atrapada en el ciclo del miedo, la apatía y el odio.

Una sociedad basada en el miedo, en la apatía y en el odio establece un sistema que es fundamentalmente incapaz de producir salud y felicidad y por lo tanto reprime el desarrollo humano. 

Y aquí estamos:
Viviendo en un mundo donde se reprime el desarrollo humano, en detrimento de nuestra salud individual y la salud del ecosistema.

Sin embargo, nuestro escape de este patrón no saludable no sólo radica en la rebelión, sino también en el cultivo de una libertad personal y un abandono de todas las formas de anestesia y autoengaño.

En efecto, mientras que la auténtica libertad no se alcanza fácilmente, su deficiencia es evidente en la devastación tanto para el individuo como para la mayor cultura, mientras los conformistas miopes buscan victimizarse unos a otros y repetidamente inflingen violencia en el mundo con el fin de mantener la ilusión de confort y poder que está siendo protegido por la bandera de su engaño. 

Como Arno Gruen dijo,
"Si las personas basan su identidad en identificarse con la autoridad, la libertad causa ansiedad. Luego deben ocultar la víctima en sí mismos recurriendo a la violencia contra otros."

Comprenda: el mundo fue hecho para ser libre en él.

Renuncie a todos los otros mundos, excepto a aquel en la que usted es libre; si ese mundo es su familia, su país, su religión, o su política. Escape de cualquier mundo que no le permita ser libre. Una clara señal de que usted no es libre es que usted está siendo engañado.

La pregunta es: ¿se siente usted bien con ser engañado? 

Como advierte Chris Hedges,
"Vivimos en mundos imaginarios, virtuales, creados por las empresas que se benefician de nuestro engaño."

Son precisamente estos mundos virtuales los que tenemos que darles vuelta. Los mundos virtuales son herramientas.

Tenemos que pasar de ser herramientas irresponsables que sucumben a un sistema engañoso, a usar de nuestras herramientas de manera responsable y empáticamente con el fin de transformar el sistema en una versión más saludable de sí mismo. 

Hay una guerra en curso entre los mentirosos manipuladores y los compasivos que dicen la verdad, entre los psicópatas y empáticos.

¿De qué lado está usted? 

Esto también plantea la pregunta:
Te estás mintiendo a ti mismo, que pasa a ser una de las preguntas más difíciles de responder con honestidad, pero debes preguntar, para no caer fácilmente en manos del estafador o vendedor de aceite de serpiente más cercano.

Cuidado con la tiranía de la costumbre.

No seas inflexible. Cuanto más elástico y fluido eres, más vas a mantenerte a flote cuando las aguas de trituración de la vicisitud vienen estrellándose a través, más estarás preparado para ser un faro de esperanza para otros. 

El cambio no es fácil, nunca lo ha sido. Pero el cambio es inevitable. O nos destrozamos a nosotros mismos y al mundo tratando de evitarlo, o nos adaptamos y lo superamos con el fin de evolucionar con él.

Uno de mis deberes como arquero de periferia en este mundo es penetrar el engaño, darle vuelta a las rocas, alertar a la gente a las verdades ocultas, y crear conciencia profunda. 

Digo, en vez de tratar de poseer la Verdad; déjate poseer por ella. Así son las cosas: yo no soy una víctima del mundo, yo soy el mundo.

Pero eso no fue siempre el caso. Yo solía trabajar para la NSA a través de la Marina de los Estados Unidos como un cripto-analista. Sí, yo era ingenuo. Yo, como muchos marineros inocentes, soldados, aviadores e infantes de marina, fui engañado haciéndome creer que yo estaba luchando con honor y espiando para proteger la vida de las personas inocentes del mundo. 

Yo estaba equivocado. Yo estaba embaucado. Nosotros estábamos engañados. Todo eso era solo doble discurso.

Estábamos en realidad allí para luchar y espiar por cuenta de un régimen corporativo plutocrático inmoral que todavía está en el poder hoy. Estábamos allí para ser peones en un gigantesco juego de ajedrez sobre petróleo y energía. Éramos engranajes condicionados de un inmoral reloj de sistemática propaganda y órdenes contrarias a la ética. 

Utilizaron tácticas de miedo para mantenernos paranoicos. Utilizaron títulos falsos y rango falso para jugar con nuestras pasiones. Usaron esos mismos títulos falsos para jugar con nuestro orgullo, dándonos cintas vacías, medallas llamativas de la nada, y un rango que no significaba nada más que eso, que uno era una buena y obediente ovejita para un inmoral monstruo de hombres bien engañados.

Bueno, ¡ya basta…! 

La guerra no es la paz. La ignorancia no es la fuerza. La libertad no es la esclavitud.
"Si quieres ser un verdadero buscador de la verdad", escribió René Descartes, "es necesario que por lo menos una vez en su vida dudes, en la medida de lo posible, de todas las cosas."

Y así, eso fue exactamente lo que hice.

Decidí desengañarme a mí mismo, utilizando un proceso de auto-interrogatorio despiadado y un humor de lo más alto para revelar la verdad oculta detrás de la cortina de humo del engaño masivo. Lo que aprendí sacudió mi mundo, así como muchos otros. Pero mi liberación fue mi salvación. 

El dolor que vino del conocimiento fue excepcionalmente más gratificante que la felicidad que viene de la ignorancia. Mi caída fue profunda, pero cuando golpeé el suelo, volví a aprender cómo caer en el amor.

Al igual que Sogyal Rinpoche dijo,
"Cada vez que las pérdidas y engaños de la vida nos enseñan acerca de la impermanencia, nos acercan a la verdad, si usted se cae desde una gran altura, sólo hay un posible lugar para la tierra: en el suelo - el fundamento de la verdad.
Y si usted tiene el conocimiento que proviene de la práctica espiritual, entonces la caída no es de ninguna manera un desastre, sino el descubrimiento de un refugio interior". 

La única manera de que el engaño es moral es a través del proceso artístico.

Al igual que Marco Tempest dijo,
"El arte es una mentira que crea emociones reales -. Una mentira que crea una verdad. Y cuando te entregas a ese engaño, se convierte en magia."

Necesitamos más de esta magia, sobre todo en un mundo cada vez más carente de magia.

Es magia precisamente porque transforma el engaño en la verdad, y por lo tanto tiene el poder de transformar a los psicópatas en empáticos, plantando semillas como diminutas, balizas envasadas ​​de esperanza. 

Ya sea que se trate de las tiras cómicas de Charlie Hebdo o de artículos como éste, el arte puede cambiar literalmente el mundo.

Nuestro arte audaz es como la esgrima en el cerebro, lo que demuestra que la pluma es ciertamente más poderosa que la espada. Con ella podemos cortar el yugo del engaño que se ha transmitido de una estructura de poder no ética formada por hombres y mujeres psicópatas empeñados en mantener su poder en la medida en que está destruyendo el mundo.

Como Arno Gruen dijo,
"No importa la cantidad de servicios puedan prestar aquellos que están comprometidos con el poder (psicópatas) al principio de igualdad (empáticos), nunca pueden acercarse a otros seres humanos en igualdad de condiciones; sus relaciones con otros se definen únicamente en términos de poder y debilidad.
Por lo tanto, deben acumular tanta energía como sea posible, con el objetivo de llegar a ser invulnerables y probar esta invulnerabilidad". 

Es deber de los empáticos artísticas de todo el mundo cumplir con esta falsa invulnerabilidad con el poder más real de la vulnerabilidad absoluta, y el arte será nuestro vehículo.

El valor no es ser invulnerable, como una máquina. El valor no es una dureza constante, como un tanque. Es una plasticidad suave, como el agua. Les ruego, a ustedes que se atrevan en gran medida, no busquen lo que es sólido dentro de ustedes, busquen lo que es suave y maleable. La valentía vendrá. 

Al igual que Bruce Lee vertiendo agua dentro y fuera de un cáliz, diciendo "Sé agua, amiga mía," tu suavidad tomará forma y asumirá la forma de empatía que tiene el poder para aplastar todas las formas de psicopatología, y su forma será una aventura de las más altas.

La gente a menudo me pregunta, desconcertada,
"¿Por qué te vas en contra de las leyes de los hombres?"

Y yo les digo:
"Debido a que sus espadas nunca serán tan fuertes como mi pluma."



1 Conciencias Opinan:

cristinamartin dijo...

Muchas gracias Jorge sobre todo gracias por compartir el video.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

enlaces patrocinados

Todos los Artículos...

Entradas mas vistas de la Semana

Las 10 Entradas más leidas del blog

¡¡ Ahora ya puedes leerlo gratis en tu dispositivo móvil !!

Book Trailer "el secreto de tiamat"