“No vayas detrás de mí, tal vez yo no sepa liderar. No vayas delante, tal vez yo no quiera seguirte. Ve a mi lado para poder caminar juntos.”
Proverbio Ute

Lo Globalizaron Todo (o Casi)


[...] Nos atomizaron, nos individualizaron, nos convirtieron en seres inconexos para hacernos creer que éramos únicos mientras nos transformaban en una masa amorfa y homogénea incapaz de reconocernos como iguales. [...]

Globalizaron a su Dios y el culto al dinero se impuso en todos los rincones del planeta. Se dio por finalizado el combate religioso por imponer al verdadero Dios, todo el mundo quedó convencido y así nos propusimos adorarle hasta las últimas consecuencias, unificando los diferentes cultos en uno sólo y con un sólo precepto: “harás cualquier cosa por poseerme”

Globalizaron la guerra y enfrentaron a los que jamás tuvieron ganas de hacerlo, consiguiendo convertir el planeta en un enorme campo de batalla donde el asesinato es la cara habitual de la vida y donde uno puede alegrarse de que en su tierra se fabriquen las armas que matan a cualquiera en cualquier parte del mundo.

Globalizaron el hambre hasta convertirla en tan normal que pasó desapercibida ante nuestros ojos y empezamos a verla como algo tan natural que pensamos que pasar hambre era bueno para la salud.

Globalizaron el afán de tener, de poseer. Y nos encontramos con un mundo en que todo tiene propietario y por tanto todo es susceptible de ser vendido: los seres vivos, los inertes, el agua, la luz, la tierra, el cielo, hasta la luna es objeto de compra-venta.

Globalizaron la producción de todo tipo de inutilidades y consiguieron que la miseria se extendiera imparablemente por todo el planeta mientras unos pocos llenaban sus bolsillos con esa miseria.

Globalizaron la democracia y la ausencia de libertad se hizo más patente que nunca.

Globalizaron la cultura y la comida basura apareció hasta debajo de las piedras mientras la poesía era desterrada a un universo paralelo.

Lo globalizaron todo, o casi todo. Se olvidaron de nosotros, del ser humano. Para nosotros tenían un plan diferente, totalmente contrario.

Nos atomizaron, nos individualizaron, nos convirtieron en seres inconexos para hacernos creer que éramos únicos mientras nos transformaban en una masa amorfa y homogénea incapaz de reconocernos como iguales. Anularon nuestra capacidad de globalizar los sentimientos, de empatizar, de amar, de sentirnos como uno sólo frente a su mundo salvaje y miserable. Consiguieron arrastrarnos y situarnos en la posición justa que debíamos ocupar para que toda la maquinaria de miseria y muerte que supone su globalización funcionara a las mil maravillas. Nos impusieron y nos dejamos hacer un moldeamiento a medida de la injusticia y el dolor que ha supuesto su modelo.

Así nos convertimos en seres capaces de devorar cualquier producto, a cualquier precio, de cualquier parte del planeta pero que no conseguimos ver el dolor a nuestro lado, ni siquiera en nosotros mismos.

Somos incapaces de reconocer que nos golpeaba a diario un látigo que nos hace un poco más serviles cada día, un poco más inútiles como personas.

LO GLOBALIZARON TODO Y NOS CONVERTIMOS EN NADIE, EN NADA.


0 Conciencias Opinan:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails

enlaces patrocinados

Todos los Artículos...

Entradas mas vistas de la Semana

Las 10 Entradas más leidas del blog

¡¡ Ahora ya puedes leerlo gratis en tu dispositivo móvil !!