“No vayas detrás de mí, tal vez yo no sepa liderar. No vayas delante, tal vez yo no quiera seguirte. Ve a mi lado para poder caminar juntos.”
Proverbio Ute

Daniel Gallucci – Experiencias (8ª Parte)




En una oportunidad alrededor del año 2005, estaba en una meditación guiada en la asociación Argentum (nombro la asociación como para tener un punto de referencia. Si bien no comparto el 100% de sus enseñanzas, en varias oportunidades me fue de gran ayuda), la cual comenzó energizándonos, una vez en equilibrio salir del cuerpo, y después encontrarse con el guía de cada uno. Hasta el momento de salir del cuerpo, seguí las instrucciones de quién estaba guiando la meditación, pero después de eso no escuché más su voz.

Una vez que salí de mi cuerpo, sabía que lo que seguía era pedir un encuentro con mi guía. Al hacerlo, aparecí frente a una especie de templo con una puerta doble de madera de unos tres metros de altura. Una vez ahí, abro las puertas y veo que dentro del templo había una luz tenue, agradable, tranquilizante, y un ambiente de seguridad y bienvenida. El templo era largo, con dos filas de asientos de madera mirando hacia el lado opuesto a la puerta, separados en dos grupos, formando un pasillo cubierto por una alfombra roja hasta el centro del templo (desde la puerta hasta el centro del templo, la disposición de los bancos, era similar a la de una iglesia). En el centro del templo, al terminar las filas de bancos, había dos seres a los costados del pasillo, mirándose de frente. A medida que me acerco, los voy viendo más claramente y me empiezan a parecer familiares. Cuando estaba a unos metros de ellos, los reconocí a ambos como mis guías. A la izquierda estaba el mismo que me llevó al pozo (una experiencia comentada anteriormente), con una vestimenta similar a la de un Ninja, pero de color blanca y con la cara descubierta. El otro guía era más alto, rubio, con el pelo largo hasta los hombros y estaba vestido con una túnica blanca que le tapaba hasta los pies.

Cuando llego al final del pasillo, mis dos guías quedan enfrentados a ambos lados del pasillo, un paso delante de mí. Un momento después, aparece un ser frente a mí, el cual tenía una inconfundible vibración de maestro. Apareció desde donde no llegaba la luz del lugar. Todo eso parecía como una ceremonia donde el homenajeado era yo.

El maestro era un ser más alto que los dos guías, y llevaba una túnica blanca distinta al guía de la derecha, ya que esta irradiaba luz. Todo el ser parecía irradiar luz.

Cuando llegó frente a mí, se detuvo, extendió el brazo izquierdo y abrió la mano. Como flotando sobre su palma había una llama de color blanco. Un momento después, el maestro me dijo: Dianel, te hago entrega de la llama blanca”; yo extendí la mano derecha esperando que la llama pase a mi mano, pero en lugar de eso, la llama me encendió completamente. En un instante quedé cubierto por la llama blanca, y sentí un fuego purificador en todo mi ser; alegría, protección y sabiduría proporcionadas por la llama. Ahora yo era un representante de la llama blanca, la cual había aceptado a utilizar responsablemente y cuando sea requerido.

Luego de agradecer, di media vuelta y me dirigí a la puerta del templo. Al salir volví a mi cuerpo, y ya sentía la llama blanca en mi cuerpo. A partir de ese momento, en lugar de yo tener y poder usar la llama blanca, mi energía era la llama blanca, la cual tenía que aprender a utilizar. Si bien podía hacer todo lo que venía haciendo con la energía, sentía que al usar la llama blanca, podía hacer las cosas más eficientemente, además de lo nuevo que podría hacer.

Lo primero que tuve que aprender fue a controlar la llama y serenarla, ya que al principio no era una llama uniforme, y parecía como las llamas de una fogata, furiosa, descontrolada, con muchas puntas. Me costó mucho llegar a que sea como una llama de una vela, serena, constante, pacífica.

Este fuego parece igual al que vemos acá físicamente, solo que es íntegramente blanco.

Al principio me parecía que siendo como una fogata serviría mejor como protección que teniendo la flama serena como la llama de una vela. Hasta que un día que me parecía no necesitar tanta protección, me decidí a calmarla. Estuve un rato largo hasta que quedó completamente serena, y fue ahí que comprendí la protección que era capaz de brindarme la llama. Al igual que al observar una vela, cuando la llama está serena, se puede ver un halo rodeando la llama desde donde se observe (lo que yo pensaba que era una ilusión óptica), al serenar mi llama blanca, se formó una esfera de luz de la misma energía alrededor de la llama, la cual brindaba una doble protección y también actuaba potenciando el mercaba. Una vez que tenía la confianza en la llama y la mantenía serena, empecé a respirar con la llama, alimentándola con la energía del ambiente que absorbía al respirar, como alimenta el oxígeno a la llama de una vela. Ahí fui por primera vez uno con la llama, yo era la llama.

A partir de ese momento empecé a usar la llama para todo, viendo que una vez controlada la llama, podía modificar la forma de la misma para un distinto uso.

Continuará...
 
 

4 Conciencias Opinan:

Anónimo dijo...

hola Daniel. la verdad es que me han gustado mucho tus experiencias y quiero animarte a que sigas por ese camino por que ese es el camino hacia el todo. ahora me gustaria saber, si se puede claro, si al hacer viajes astrales sientes algun tipo de sonido extraño..., un zumbido, por ejemplo. bueno Daniel espero con ganas y curiosidad tu proxima experiencia astral, saludos cosmicos.

gabrian

Dianel dijo...

Hola Gabrian, muchas gracias por tu comentario, y me alegro que te hayan gustado.
Al hacer un viaje astral no siento ningún tipo de sonido. Lo que te puedo decir es que al momento de salir estás en contacto más consciente con tu cuerpo físico y tus cuerpos energéticos que en otros momentos. Por lo que alguna percepción que tengas de los cuerpos energéticos o el astral, si no estás acostumbrado a interpretarlo, podés interpretarlo como alguna percepción de tus sentidos físicos. También puede ser que alguna parte de tu energía no esté totalmente balanceada, y al salir sentís cierta vibración que percibís como ese zumbido, hasta que logra acomodarse y equilibrar la vibración a la necesaria.

Un gran abrazo de luz.
Dianel

Anónimo dijo...

Hola, primero quería agradecer a Jorge por su fantástico blog y por su atenta disposición a nosotros, los usuarios. Es un blog genial, uno de los muchos que hay relacionados por la red y de los cuales cojo un poco de cada uno. Creo que es la primera vez que escribo en un blog, no suelo escribir en ellos aunque me guste lo que veo. Lo que sí hago es compartir con quién puedo todo aquello que creo que pueda ayudar al despertar de otros.

Mi nombre es Carlos, tengo 19 años y desde hace unos seis meses se podría decir que empezó mi despertar de la conciencia.

He estado investigando y/o mirando una mezcla de blogs, páginas, videos, pelis, incluso he asistido a alguna conferencia relacionada con el despertar de la conciencia y el cuestionamiento de la realidad en la que vivimos. Durante estos últimos meses, a medida que iba descubriendo cosas, cada vez me he ido aficionando más hasta el punto de encerrarme en mi habitación durante horas por esta rápida avidez de conocimiento.

Daniel, acabo de leer el relato de tus experiencias que aquí se exponen y debo decir que lo que aquí relatas podría pasar perfectamente por una historia de ciencia ficción o de fantasía. Si bien es cierto mucho de lo que expones se ha visto de forma parecida y de múltiples formas en libros, series, películas…Me gustaría creerte y sentir que lo que dices es totalmente cierto, pero debes entender que lo que aquí relatas va más allá de mis prejuicios. Y no te habla precisamente un chaval de 19 años que no sabe ver más allá de lo que puede ver sino que es consciente de la mentira en la que vivimos y que cree que nuestro verdadero potencial ha sido enmascarado y enterrado por años. Repito, no llevo mucho tiempo en esto pero lo que aquí relatas va más allá de lo que una persona como yo pueda entender o dar por verdad, sin más.

Ojalá esto que relates sea cierto, solo te puedo decir una cosa: Ni voy a tomar esta información ni simplemente la voy a dejar pasar sino que la dejo aquí, aparcada.

De todas formas me da la sensación de que tu intención es buena, y es por ello que te lo agradezco. Gracias.

Jorge1270 dijo...

Hola Anónimo, gracias por tus palabras de apoyo. Haces muy bien en seguir buscando y discernir todo lo que lees pues es lo más aconsejable para caminar lo más limpio posible por el sendero que has elegido atravesar.

El aprendizaje sobre las experimentaciones vividas va haciendo cambiar el prisma por el que observamos las cosas, es por eso que un buen discernimiento de todo cuanto leemos, hace que se distorsione lo menos posible la imagen que nos hacemos de la auténtica realidad.

Gracias por tu comentario y un fuerte abrazo

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

enlaces patrocinados

Todos los Artículos...

Entradas mas vistas de la Semana

Las 10 Entradas más leidas del blog

¡¡ Ahora ya puedes leerlo gratis en tu dispositivo móvil !!